'Hacia una agricultura siempre verde'

  • Sabado, 21 de Noviembre de 2020 | Locales

Tener los lotes con cultivos durante todo el año son una alternativa que permite reducir el uso de herbicidas y fertilizantes, no perder rentabilidad y mejorar la condición biológica de los suelos. Ese fue el mensaje que se transmitió durante la primera jornada a campo abierto que se realizó en la región luego de un parate que había comenzado con el inicio de la pandemia.
La reunión fue convocada por la Asociación?Argentina de Productores en?Siembra Directa (Aapresid) y se llevó a cabo en el establecimiento?La Oración, situado en cercanías de Coronel?Isleño, cuyo propietario es César Belloso, que vivió en Chacabuco durante los '80 y es uno de los socios del semillero Don?Mario (ver aparte).
La jornada tuvo como título 'Siembra directa, evolución y perspectivas: hacia una agricultura siempre verde'. Los participantes fueron periodistas agrarios de medios nacionales y de la región, además de productores y contratistas, que junto a integrantes de la regional Pergamino-Colón de Aapresid recorrieron distintos lotes del campo cuyos suelos están bajo cultivo durante todo el año.

'Una mejora permanente en la condición del suelo'

'Lo que quisimos mostrar desde la regional Pergamino-Colón de Aapresid es un sistema productivo con todos los condimentos de la agroecología en el que, además de tener rentabilidad, pueda haber una mejora permanente de la condición del suelo, que es lo que nos hace ser sustentables', expresó Belloso, que durante la charla con productores y periodistas insistió en la siembra directa en sí misma no es suficiente.?De hecho, en ciertos cultivos se ve un estancamiento en los rendimientos, más allá del tipo de siembra que se haga y de los agroquímicos que se utilicen. Ante esto, el uso de los llamados 'cultivos de servicio', como la vicia o el centeno, ayudan a controlar las malezas y, además, hacen grandes aportes a la microbiología del suelo. A su vez, se reduce en forma significativa las aplicaciones de herbicidas y fertilizantes.
'En todos los lotes buscamos tener dos cultivos por año. El objetivo es tener una mejora en la actividad biológica del suelo, que es lo que desencadena procesos virtuosos que llevan a una mayor productividad', explicó Belloso, y señaló que este sistema permite tener 'la misma o mejor rentabilidad que cualquier productor de la zona', además de 'estar permanentemente recuperando la condición física y química del suelo'.
El directivo de Aapresid expresó que más allá de la 'sustentabilidad productiva y económica', también hay otros factores que juegan a favor de este sistema, ya que a nivel social se suele ver 'a la agricultura industrial o extensiva como una gran contaminadora y degradadora de suelos'.
'En esto hay que ser claro: lo que se vio hoy es replicable en cualquier situación, pero no es lo más abundante, y hay que lograr que haya una mayor proporción de siembra directa con sistemas siempre verdes', finalizó.
La jornada también tuvo la presencia del ingeniero José Luis Tedesco, presidente de Aapresid.


Con pasado chacabuquense

La historia del propietario del campo en el que ayer se hizo la jornada de Aapresid está ligada a Chacabuco. Ello se debe a que la madre de César Belloso, llamada María Luján?Nadal, nació en nuestra ciudad.
Cuando Belloso se graduó de ingeniero agrónomo, allá por 1982, se vino a vivir a Chacabuco con su colega Gerardo?Bartolomé para trabajar en un campo de su madre, donde hicieron las primeras experiencias con soja, de las que surgió Asociados Don?Mario.
Belloso vivió en Chacabuco hasta 1987, y luego se instaló en Pergamino, donde reside hasta la actualidad, en la que continúa siendo uno de los socios de Don?Mario, además de tener otros emprendimientos, como el campo en el que ayer se realizó la jornada de Aapresid.
'El sueño de Don?Mario permitió, entre otras cosas, tener este campo, que es lo que recibí como socio dentro del crecimiento de una empresa que hoy, con sus productos, da batalla a nivel internacional', comentó, al tiempo que mencionó el 'desarraigo' que sufrió al irse de Chacabuco.
'Sigo vinculado a Chacabuco, al que le tengo cariño porque tengo muchos amigos y conocidos y porque es el lugar en el que está la empresa de la que formo parte. Además, porque es la tierra de mi madre y en la que me inicié profesionalmente', afirmó.