'Hoy vemos una sociedad que está cansada y frustrada'

  • Miercoles, 13 de Enero de 2021 | Locales

–¿Qué opinás de cómo se está llevando adelante la vacunación contra el covid-19 en nuestro país?
–Inicialmente, tuve una mirada positiva, de acuerdo a la información que teníamos de que había cuatro o cinco ofertas a nivel mundial y se estaba trabajando en contrato con laboratorios serios. A partir de septiembre u octubre, cuando se empezó a hablar de la vacuna rusa, de la cual no tengo nada en contra, empezó un raíd político de la vacuna con la idea de aplicarla antes de fin de año y con promesas que todos sabíamos que eran imposibles de concretar. Hubo un manejo muy poco serio, que tiene que ver con los resultados que tenemos hoy. Ayer (lunes) escuchamos a la viceministra de Salud (Carla Vizzotti) echando para atrás lo que se había dicho y se había prometido con respecto a la vacuna, que habían llegado 300.000 dosis a fin de año y que habría 10 millones más en los próximos días. Hoy, entrando en la segunda quincena de enero, no sabemos cómo se va a concretar. De tal manera, las oscilaciones, las idas y vueltas están llevando a los ciudadanos a una situación de incertidumbre y de cansancio por la mala gestión y, sobre todo, por la pésima información que está bajando el Gobierno. Hace unos días vimos a la diputada (Micaela) Olivetto y a actores políticos como el presidente de la Cooperativa Eléctrica (Ricardo Ciminelli) anunciando una vacunación de la que contamos con muy poca información, que se iba a hacer en la Escuela Industrial, en la que no se le dio participación alguna al área de Salud del Municipio, que está haciendo un excelente trabajo profesional y científico, muy alejado de lo político y con un perfil bajo, como corresponde. Tuvimos ese anuncio, pero no sabemos a quiénes se va a vacunar, si se incluye o no a los adultos mayores, cómo serán las capacitaciones y quiénes vacunarán. No se le dio participación al personal de Salud del Municipio y termina siendo claramente una bajada política poco seria, que esperamos que se revea.

–Se tira el falso planteo de que hay quienes prejuzgan políticamente a la vacuna por ser rusa. Si existe el prejuicio por el comunismo, hay que avisarles que hoy Rusia es un país totalmente capitalista, alejado por completo de la desaparecida Unión Soviética. Más que de la vacuna en sí, la desconfianza parece estar en un confuso mensaje.
–Exactamente, el punto está ahí, en las decisiones y en la falta de claridad. No tiene sentido apresurarse, no sirven quince días más o quince días menos en el inicio de la vacunación, lo que se necesita es un plan concreto y efectivo de vacunación, como lo han hecho los países serios. Lo que vemos acá es esa falta de claridad y la incertidumbre en las manifestaciones de los funcionarios, que generan frustración. Hoy vemos una sociedad que está cansada y frustrada. Hasta diciembre, tenía la expectativa del año que viene y ahora, ya transitando ese año que viene, está viendo que las soluciones están cada vez más lejos.

–La diferencia está en que este año arranca con una esperanza concreta, que el año pasado no se tenía.
–Se plantea la vacunación como una cuestión épica, y no es épica ni de militancia. En todo caso, si hay demostración científica sobre su efectividad -que creo que la va a haber-, sobre lo que hay que militar es en que la gente vaya a vacunarse, pero no una militancia política. La información es cada vez menor, la realidad está cada vez más distante de las promesas que se hicieron. Apelamos, y esperamos, a que tengan nuevas soluciones y alternativas; si nos quedamos solo con la vacuna rusa, la realidad está demostrando que sabe a poco. Lo único que hoy tenemos son esas 300.000 dosis, de las que no sabemos si va a llegar la segunda o se hará una nueva vacunación de otras 300.000 personas. Nos estamos encontrando con estas situaciones que despiertan alertas, que tenemos que manifestarlas.

Concejo 2020

–¿Qué balance hacés de lo actuado en el Concejo Deliberante en un año tan complejo como 2020?
–El debate en una sesión virtual no es lo mismo que el de una sesión presencial, pero debemos estar agradecidos por haber sesionado regularmente. Solo se detuvo al principio de la pandemia, pero después se lo pudo hacer por medios virtuales. Diez o quince años atrás no hubiéramos podido hacerlo. Hubo proyectos de todos los bloques, relacionados con el contexto del covid en la mayoría de los casos; se pudieron aprobar las propuestas que venían del Ejecutivo, que fueron elevadas al Concejo para su convalidación. En lo legislativo, pudo trabajarse bien dentro de las posibilidades que teníamos. Hubo una primera etapa más de consenso con la oposición, y después no fue tan así. En líneas generales, estoy conforme con el funcionamiento del bloque, lo que hago extensivo a todo el Concejo, entendiendo también que tuvimos a su presidente (Lisandro Herrera) pasando por un momento muy crítico de salud, con varios días en Terapia Intensiva, que nos tuvo muy preocupados.

–El presidente del bloque del FDT-PJ, Javier Estévez, planteó una gran falta de diálogo por parte de Víctor Aiola, que después, según sus palabras, se extendió a los concejales oficialistas
–No estoy de acuerdo, por lo menos desde mi rol de presidente del bloque de Juntos por el Cambio. Con los demás presidentes de los bloques tuvimos diálogo permanente, tuvimos reuniones de Labor Parlamentaria en todas las sesiones, siempre buscando el consenso en cuestiones de funcionamiento y demás. Con respecto al contacto con el Ejecutivo, en un principio la oposición fue convocada a muchas reuniones, sobre todo en momentos de decisiones importantes. Recordemos la creación del Consejo Social, en el que tuvieron una actuación importante todos los actores políticos, incluyendo la oposición, instituciones, sindicatos. A veces, las decisiones que toma el Ejecutivo son propias, no se convoca tanto a la oposición, pero en este caso fue llamada y fue escuchada, bastante más de lo que ocurrió a nivel nacional y provincial con los actores opositores, fue todo lo contrario. En el caso local, hay vastos ejemplos de participación, con los distintos consejos que se fueron armando, y se le dio, y se le da, participación plena a la oposición. Ejemplo de eso es el Consejo de Salud que se creó con una idea más general, pero aplicada a la crisis por el covid, en el que participa el doctor (Marcos) Merlo, que es una voz muy escuchada por su experiencia en el área.