Crisis y posibles despidos en una tradicional firma cerealera

  • Jueves, 11 de Julio de 2019 | Locales

Luego de 50 años de actividad, la empresa acopiadora Gobas Cereales SA se encuentra a punto de dejar de funcionar. Así fue anunciado durante una audiencia que se llevó a cabo ayer en la delegación local del Ministerio de Trabajo. La reunión se realizó luego de que, por la mañana, el personal hizo una manifestación en el ingreso a la planta de la empresa, situada en el acceso Elguea-Román.
Hasta ahora, Gobas cuenta con ocho trabajadores, cuatro de los cuales son camioneros afiliados al Sindicato de Choferes. También hay dos empleados administrativos y dos que trabajan en el área de almacenaje, que pertenecen al gremio Urgara.
La protesta de la mañana se realizó debido a que la firma debe salarios, aguinaldo y aportes sociales. El objetivo del personal era que los dueños de la empresa les brinden respuestas concretas sobre su futuro. Según comentaron, la planta de silos está sin funcionar desde hace dos meses, y los camiones con que cuentan tienen problemas para salir a la ruta.

Audiencia

Mientras los trabajadores se hallaban en la puerta de la planta se los notificó de la realización de una audiencia en el Ministerio de Trabajo. A la reunión concurrieron, además de los empleados, dirigentes del Sindicato de Choferes y el asesor letrado de la empresa.
Según lo manifestado allí, Gobas atraviesa una situación económica casi terminal. Parte de la crisis obedece a que absorbió las deudas de Cuesta Colorada, una empresa dedicada a la molienda seca de maíz, cuyos dueños eran los mismos de Gobas, que funcionó en el Sector Industrial Planificado desde 2004 hasta el año pasado, cuando dejó de funcionar por falta de mercado. A ello se le sumaron problemas propios de la planta de acopio.
En la reunión se planteó que la empresa estaría gestionando la apertura de un concurso de acreedores, con el fin de reordenar las deudas y poder avanzar en un proceso de venta. En ese marco, se habría acordado acelerar los despidos del personal para que, según se comentó, puedan comenzar a cobrar el seguro de desempleo.
Gobas SA inició sus actividades en 1969 y es, junto con las cooperativas agrícolas, la casa cerealera más antigua de Chacabuco. En sus inicios, la empresa estuvo dedicada exclusivamente a la compra y venta de granos, para ir con el tiempo sumando productos y servicios.