Detuvieron a tres productores por fumigar en zonas prohibidas

  • Jueves, 21 de Noviembre de 2019 | Regionales

Tres hombres fueron detenidos ayer por orden del juez federal de San Nicolás Carlos Villafuerte Ruzo, acusados de no respetar la ordenanza municipal sobre el 'manejo responsable de productos fitosanitarios' que, entre otros aspectos, limita las fumigaciones a determinadas áreas alejadas de la zona urbana y las escuelas.
Fuentes judiciales confirmaron que la detención se dio tras la denuncia de vecinos, que comprobaron cómo en este campo se pulverizaba en zonas de exclusión consideradas en la normativa comunal. Por orden del magistrado, la Policía Bonaerense, detuvo entonces al dueño del establecimiento rural, ubicado en la localidad de Juan A. de la Peña, en Pergamino, un ingeniero agrónomo y el operario del mosquito que se utiliza para aplicar los agroquímicos.
Este hecho se integra a la causa en la que el magistrado investiga la contaminación en los barrios Villa Alicia, Luar Kayard y La Guarida de Pergamino, denunciados por Sabrina Ortiz, que sufre daños genéticos –igual que su esposo y sus hijos– por haber estado expuesta a las fumigaciones en un campo ubicado frente a su casa.
Para esas zonas Villafuerte Ruzo dispuso recientemente una restricción para fumigar a 1.065 metros del ejido urbano. Si bien Juan A. de la Peña no entró en ese fallo, sí lo comprende la normativa municipal, sancionada en diciembre de 2014.
En ella se indica que la 'zona de exclusión' es donde no se autoriza ningún tipo de pulverización y está formada por los primeros 100 metros desde el límite de la zona urbana, y a continuación sigue la 'zona de amortiguamiento' con un ancho de 500 metros. Es decir, que la suma de ambas zonas hacen un total de 600 metros desde el límite de la zona urbana. Y es lo que los tres apresados no respetaron ayer.
La causa por el mal uso de agroquímicos que lleva Villafuerte Ruzo está más que activa. A fines de octubre, el juez procesó a los empresarios agropecuarios Fernando Cortese, Mario Roces y Víctor Tiribo por el delito de contaminación del ambiente de un modo peligroso para la salud, mediante la utilización de residuos calificados peligrosos en forma continuada al menos desde 2011 en adelante.
De ser hallados culpables, los productores rurales podrían recibir una pena de entre tres y diez años de prisión por envenenar, adulterar o contaminar 'de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general', según dicta el Código Penal. 
Además, el magistrado decretó un embargo de  3.000.000 pesos para cada uno de ellos. A diferencia de los tres hombres detenidos ahora, ellos están en libertad.