Dirigente gremial condenado por abuso sexual a menor de 13 años

  • Jueves, 28 de Noviembre de 2019 | Regionales

El Tribunal Oral Criminal Nº 1 de Junín condenó  a la pena de ocho años y seis meses de prisión a Maximiliano Magistrello, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de la vecina ciudad, por haber sido encontrado culpable del delito de 'abuso sexual gravemente ultrajante agravado'.
El hecho por el que fue juzgado Magistrello ocurrió el miércoles 1 de agosto del año pasado, cuando una menor de 13 años contó que fue a la casa de un hombre de 40 años de edad, que le realizó un ritual de curación tipo umbanda tapándole la cabeza con una sábana y la hizo respirar una especie de vaho que la adormeció. A pesar de este estado, la menor pudo percatarse que el hombre se bajó la ropa y la abusó.
Tras las investigaciones judiciales realizadas, la fiscal Paola Luján manifestó: 'La víctima tenía 13 años, cuando denunció lo que había ocurrido. La causa fue caratulada abuso sexual agravado por ser el imputado un ministro de culto, sobre lo que pedimos un cambio imponiendo abuso sexual gravemente ultrajante agravado, lo cual implica otras penas'.
Así, como mínimo, Magistrello podía ser condenado a ocho años de prisión y un máximo de veinte. 'El Tribunal le dio ocho años y medio, pena que se efectivizó en el momento aunque no esté firme la sentencia', explicó la funcionaria.
Cuando se dio lectura al veredicto, se produjeron algunos incidentes y se procedió a la detención de Magistrello, 'que se alteró y manifestó su disconformidad con la condena', explicó Luján.
'La víctima fue rociada con un humo y se desvaneció porque la hizo girar sobre su eje un par de veces. Si bien estaba inmovilizada, pudo describir luego lo que había sucedido a pesar que le había colocado una bata, un sombrero y tenía los ojos vendados. Además, luego se encontró positivo ADN en su cuerpo', dijo la fiscal.
Luján también señaló que el dirigente gremial había sido investigado anteriormente por otras denuncias, pero en esos casos 'no se había podido acreditar delito alguno, aunque la investigación venía desde 2015 con otras víctimas en otros hechos. Ahora sí se pudo lograr la condena. Esto siempre fue en el contexto de los ritos umbanda'.
En este culto, existen distintos cargos y Magistrello era reconocido como pai, por eso el agravante en la pena.