Durante este año, cayeron en la pobreza 3,5 millones de argentinos

  • Jueves, 01 de Octubre de 2020 | País

El 40,9 por ciento de la población de Argentina se encuentra en situación de pobreza, y de ese total, el 10,5  es indigente y no puede acceder ni siquiera a una alimentación de subsistencia. Además, más de la mitad de los menores de 14 años se encuentra en situación de vulnerabilidad económica.
Los datos fueron publicados ayer a la tarde por el Indec, y muestran otra de las caras más feroces de los efectos de la pandemia del coronavirus y la cuarentena. Según el organismo, en el primer semestre del año se evidenció un salto de la pobreza del 5,4 por ciento con respecto a diciembre del año pasado –había cerrado en 35,5 por ciento– y del 2,5 de la indigencia en el mismo período (era del 8 por ciento). Esto representa un total de 3,5 millones de nuevos pobres e indigentes.
En total, en el país hay 11,7 millones de pobres y 3 millones de indigentes, pero ese dato es en relación a los 28,6 millones de personas alcanzadas por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). Si se proyecta al total de la población, el número es más terrible aún: 13,6 millones de pobres y 4,7 millones de indigentes, sobre un total de 45 millones de argentinos. 
El Indec también reseña que la pobreza afecta al 30,4 por ciento de los hogares –2,8 millones– y la indigencia  al 8,1. En el primer caso, se trata de familias integradas por cuatro personas, que reciben un ingreso promedio de 25.759 pesos, mientras que la canasta básica que determina la línea de pobreza es de 43.785 pesos. En el segundo caso, los ingresos promedios son de apenas 10.301 pesos, mientras que el límite es de 17.625.
Según la explicación oficial, dado que la medición de la pobreza en Argentina es monetaria –está relacionada con la capacidad de compra de productos básicos para la subsistencia, pero no tiene en cuenta cuestiones estructurales–, el incremento en el primer semestre se explica porque la canasta básica alimentaria –que determina el límite de la indigencia– aumentó un 23,1 por ciento y la canasta básica total (línea de pobreza) un 19,2, mientras que la suma de ingreso total familiar aumentó un 11 por ciento con respecto al semestre anterior, muy por debajo de aquellas.

Pobreza infantil

En tanto, el Indec informó que el 56,3 por ciento de los menores de 14 años están bajo la línea de la pobreza, y un 15,6 son indigentes. Así, este grupo etáreo representa a tres de cada diez personas que viven en la marginalidad.
En tanto, el 49,6 por ciento de los jóvenes de entre 15 y 29 años son pobres (el 12,8, indigentes). Además, el organismo de estadísticas destacó además un importante aumento en el número de pobres de entre 30 y 64 años, que trepó al 36,2 por ciento (9,1 son indigentes).