El día que O'Higgins y Rivadavia retornaron a Primera

  • Miercoles, 25 de Marzo de 2020 | Deporte Local

Con la incertidumbre de no saber cuándo comenzará, el torneo local tendrá como agregado especial que con los retornos a la Primera división del O'Higgins FC y de La Nueva Academia, serán diez los equipos que van a pujar por el título 2020.
Alcanzar la decena de contendientes en un campeonato oficial es un logro que pocas veces, en la era contemporánea, logró nuestro fútbol chacarero.
Hay que remontarse a varias décadas atrás para lograr un número similar, más precisamente a los comienzos de la década de los 90, cuando por estos lares existían dos categorías, primera A y B.
Lo más cercano que Chacabuco estuvo a la decena de equipos fue en el verano 2009-2010, cuando se produjo un hecho similar al acontecido en esta temporada: los retornos simultáneos a la actividad deportiva del O'Higgins FC y Rivadavia, que elevaba a siete el número de afiliados a la Liga Deportiva. A ellos se sumaba la intervención, por invitación, de los clubes Independiente y Defensa Argentina de la Liga Deportiva del Oeste que por entonces integraban los recordados interligas Chacabuco-Junín.
El primero en debutar en dicho certamen fue O'Higgins, que lo hizo con un rutilante triunfo por 2 a 1 sobre a Peña La Nº 12, en la noche del 9 de diciembre de 2009, en el estadio Aldo Carena del club 9 de Julio, escenario donde se desarrolló íntegramente el torneo, que se jugó en horario nocturno.
Los por entonces dirigidos por Oscar "Bachicha" Pagano hicieron una muy buena presentación que refrendaron con los goles marcados, en la segunda etapa, por Mauro Millán y Fermín Oberti, en tanto Matías Fígoli descontó sobre la hora para el Xeneize.
Este sería el único triunfo alcanzado por los Tigres  en su retorno a la actividad luego de cinco años de ausencia. O'Higgins ocuparía el penúltimo lugar de la tabla, superando solamente a su derrotado, Peña La Nº 12, tras caer en cinco oportunidades consecutivas –0-1 frente a Rivadavia; 1-2 con Argentino; 1-5 con 9 de Julio; 2-3 con Independiente y 0-3 ante River Plate– e igualar 1 a 1 con Defensa Argentina en la penúltima fecha.
Ese título de campeón quedó en manos de San Martín, que se consagró invicto. Precisamente O'Higgins fue su rival en la última fecha, a quien superó por 7-1 con seis goles de Agustín Minetti, que se consagraría como goleador del certamen, con ocho goles, superando por uno a Franco Gavazzi (Independiente) y a Martín Salinas (9 de Julio).
La formación inicial del equipo de la localidad en aquel debut fue con Fernando Derosa, Mariano Leys, Alejandro Leguizamón, Lucio Ferrarotti, Guido Russo, Andrés Saíni, Ciro Colaneri, Rodrigo Castelao, Dardo D'Alessandro –máximo goleador con dos conquistas–, Juan Vázquez y Gonzalo Cordone.

Decoroso retorno celeste 

Previo al debut de O'Higgins, ese mismo día y en el mismo escenario, lo hacía también Rivadavia aunque con una clara derrota.
El verdugo del Celeste, que era dirigido por el Mago Pablo Gómez, fue River Plate, que bajo la conducción del Chino Benítez, lo derrotó claramente 3 a 1, con goles de Ignacio Benítez, Leandro Rossetti y Darío Martínez, mientras que Enzo Gagliardini fue quien había adelantado al Riva.
El retorno tan esperado, luego de cinco años de ausencia, terminó muy decorosamente al ocupar el quinto lugar en la tabla de posiciones.
Tras esa derrota inicial, Rivadavia venció 1-0 a O'Higgins, con gol de Ramiro Gómez; derrotó 2-0 a Defensa Argentina, con tantos de Julio Montes y Martín Rubini; luego fue goleado 5 a 0 por Argentino (Hernán Campos, Fernando Ceballos, Sebastián Colaneri, Franco Schiavone y Matías Bruschi), e igualó 3 a 3 con Peña Nº La 12, con dos goles de Julio Montes y uno de Martín Rubini, para el Celeste, y Leonardo Poltrone, Joaquín Báez y Miguel Blanco, para el Xeneize. 
A continuación empató 2 a 2 con Independiente de Junín, con un doblete de Ramiro Gómez; perdió 5 a 0 con San Martín –dos de Agustín Minetti, y uno cada uno de Mauricio García, Gustavo Chávez y Emiliano Conti, en contra–, y cerró el certamen venciendo 6-4 a 9 de Julio. Julio Montes y Martín Rubini, en dos ocasiones cada uno, David Borghetti y Emiliano Conti le dieron la victoria al equipo de Gómez, en tanto que Gregorio Salinas y Augusto Tintorelli con dos goles cada uno, marcaron para el Lobo, que por entonces dirigía Alejandro Santana.
En la fecha inaugural, Rivadavia formó con Joel Fígoli, Franco Nigro, Joaquín Zabaglio, Marcos Gualtieri, Martín Lezcano, Silvio González, Enzo Gagliardini, Hugo Mecca, Ramiro Gómez, Luis de la Rosa y Julio Montes. Este último sería el goleador del equipo, con cinco tantos.