El Presidente prohibió el corte de los servicios públicos por 180 días

  • Miercoles, 25 de Marzo de 2020 | País

El presidente de la Nación firmó dos decretos de necesidad y urgencia esenciales en la estrategia del Gobierno en el intento por evitar un colapso en la economía en medio del congelamiento que supone la cuarentena. 
El Presidente firmó un DNU que dispone la prohibición de los cortes de 'suministro energía eléctrica, gas por redes y agua corriente, telefonía fija o móvil e internet y TV por cable, por vínculo radioeléctrico o satelital" durante los próximos 180 días a monotributistas de las categorías más bajas, beneficiarios de AUH y una lista de sectores con mayores necesidades, además de pymes para el caso de usuarios no residenciales.
El otro DNU dispone suspender multas e inhabilitaciones en cuentas corrientes bancarias por cheques sin fondo hasta el 30 de abril y al mismo tiempo autoriza a los bancos a dar crédito a empresas que tengan deuda previsional registrada en la Anses, AFIP y bancos de datos. Esto se complementa con otra decisión ya tomada por la que estira en 60 dìas el plazo para que el Banco Central coloque en lista de deudores en mora temprana a empresas con problemas de pago.
En el caso de las tarifas el impacto tiene un plazo específico: "No podrán disponer la suspensión o el corte de los respectivos servicios a los usuarios indicados en el artículo 3°, en caso de mora o falta de pago de hasta tres facturas consecutivas o alternas, con vencimientos desde el 1 de marzo de 2020. Quedan comprendidos los usuarios con aviso de corte en curso', dice el DNU que se conoció anoche.
Toda la batería de medias que coordina el Gobierno con el Banco Central tiene un primer objetivo básico: que las empresas, sobre todo las pymes, estén en condiciones de pagar los salarios a partir del 1 de abril.
El otro decreto, el destinado a proteger el abastecimiento de luz y gas, telefonía, internet y televisión por cable, apunta también a pymes, pero con impacto directo en los sectores más necesitados.
De ahí la necesidad de salir a calmar, de a poco y en cuotas para intentar morigerar el terrible impacto fiscal que tendrá el Gobierno por el coronavirus, a quienes temen no tener ingresos para afrontar gastos en lo inmediato.
El segundo DNU que firmó Alberto Fernández tiene, además, un objetivo concreto. El Banco Central se prepara para reabrir el clearing bancario como una forma de liberar cobros y traspasos de fondos, las pymes han dicho que será imposible pagar salarios si no se libera el clearing, pero esa apertura tendrá un efecto complicado en quienes n puedan cubrir las obligaciones contraídas. 
De ahí el waiver para que no se bloqueen cuentas por cheques rechazados y que no se cobren multas que, usualmente, son unos de los principales problemas a resolver para las pymes cuando intentan rehabilitar sus cuentas bancarias.