En la Sociedad Rural funciona la mesa de productores de ovinos

  • Jueves, 13 de Febrero de 2020 | Locales

En la Sociedad Rural de Chacabuco funciona, desde hace más de dos años, una mesa de productores de ovinos. Este nucleamiento surgió debido a la necesidad de tener estrategias conjuntas de comercialización, así como tener mayor representatividad a la hora de reunirse con autoridades nacionales o provinciales, o de gestionar el acceso a créditos.
El coordinador de la mesa es Sebastián Sofía, también presidente de la Rural, que comentó que uno de los resultados positivos que se logró fue que este año, por primera vez, doce productores de Chacabuco hicieron una esquila conjunta. La mercadería se acopió en la institución y a través de la Mesa Ovina de la Provincia se consiguió poder venderla junto con lana de productores de Exaltación de la Cruz, Bragado y San Antonio de Areco.
'Hicimos una venta en conjunto por los carriles normales y pudimos obtener muy buenos precios. Así que estamos muy contentos y seguimos avanzando', afirmó Sofía, y agregó que, actualmente, se realizan gestiones para acceder a créditos a tasas especiales, que se logran a través de la Ley Ovina nacional. Los mismos están destinados a productores que ya están en la actividad y quieren ampliar majadas o instalaciones y otros que quieren empezar.

'Hay mucho que no está registrado'

'La producción ha crecido. Seguimos con el tema de que hay mucho que no está registrado. Entonces, el Ministerio de Agroindustria tuvo un plan de blanqueo de majadas que ahora se extendió', dijo Sofía, que pidió a los productores que tienen ovejas que se acerquen a la Oficina de Guías, que funciona en la sede de la Sociedad Rural, 'para tenerlas como corresponde'.
'Si no, es imposible fomentar la actividad y acrecentar tanto la venta de carne como de lana', expresó el coordinador de la mesa, que se reúne semanalmente. 
Otro de los temas en los que trabaja el grupo de productores es en tratar de fomentar el consumo de carne ovina, que actualmente es muy reducido y suele limitarse a los corderos que se consumen asados en peñas o fiestas.