La pandemia y la economía ponen en jaque la continuidad de muchos comercios

  • Sabado, 17 de Octubre de 2020 | Locales

La llegada de la pandemia fue un golpe duro para muchos comercios.?Una muestra de ello es la avenida Alsina y sus alrededores, donde además de haber numerosos locales vacíos hay otros que próximamente lo estarán, pues quienes actualmente los ocupan preparan el cierre,
La situación es difícil de sobrellevar para muchos establecimientos, ya que cuando pudieron reabrir luego de algunos meses de estar cerrados o funcionando sin atención al público, las ventas se ubicaron por debajo del 60 por ciento de lo que eran en tiempos normales.
Consultados por De Hoy, algunos de los comerciantes de la principal arteria céntrica de nuestra ciudad brindaron ayer un informe de la situación

'La pandemia aceleró la decisión'

Camouflage es un negocio con más de dos décadas en la zona céntrica de Chacabuco, pero cerrará sus puertas en dos semanas. 
'Siento que ya había cumplido un ciclo, pero la pandemia aceleró la decisión', comentó Luciana, una de las dueñas del establecimiento, que en estos días realiza la liquidación final.
Como los demás comercios dedicado a la indumentaria, Camouflage estuvo cerrado durante los primeros tres meses de la cuarentena. El regreso no fue muy auspicioso, sobre todo en cuanto a la venta de ropa de vestir. En eso, dijo?Luciana, influyó que 'los chicos no salen porque están cerrados los boliches'. Según sus estimaciones, en este momento las ventas se encuentran entre un 30 y un 40 por ciento de lo que eran en tiempos de mayor normalidad. Lo único positivo es que en estas últimas semanas, debido a la liquidación, hubo un pequeño repunte.

'Vamos tirando'

Desde su negocio, llamado Estrellita, situado en avenida Alsina 133, Susana España no ve las cosas muy distinto.
'En comparación con el año pasado, ahora nada que ver', dijo la comerciante, que coincidió en las estimaciones sobre la caída en las ventas.
'Si el año pasado vendía 100, ahora estoy en 30', afirmó. Su rubro se vio especialmente afectado, porque usualmente vende muchas mochilas para la escuela, y este año las clases presenciales todavía no empezaron.
'Además, una también vende carteras y bijouterie para las chicas que van a los boliches, pero están cerrados. Así que eso también bajó un montón', afirmó.
España expresó que con las ganancias que tienen pagan el alquiler. 'Y comemos lo que podemos. Desde que yo vine, los negocios de acá cerca cerraron todos. Nosotros vamos tirando.?Así que seguiremos haciendo un esfuerzo', completó.

'La gente de edad no sale'

La familia Dulbecco tiene toda una historia en la avenida Alsina.?Desde la agencia de quinielas que tiene en la segunda cuadra de esa arteria, Raúl?Dulbecco señaló que la situación 'está bastante complicada'.
'Hoy en la avenida se ven muchos locales vacíos por los altos alquileres. Si el comercio no anda, no se puede pagar', dijo, y consideró que todo seguirá mal, al menos, hasta que pase la pandemia.
'Soluciones puede haber muchas, pero la pandemia mata todo', dijo?Dulbecco, que apelando a la memoria afirmó que las mejores épocas de la avenida Alsina fueron allá por los 50 y 60.
'En esa época se trabajaba mucho, andaba mucho la gente.?Después empezó  a bajar de a poco y siguió bajando. Además, hubo ciclos, como entre 1999 y 2001. Eso fue un desastre.?Ahora vino la pandemia que afectó la economía en prácticamente todo el mundo', expresó el comerciante, para quien 'hasta que no tengamos la vacuna, no va a haber perspectivas'. Además, agregó, cuando pase la pandemia volverá a salir a la calle mucha gente de edad avanzada que hoy está recluida en sus hogares.
'La gente de edad no sale, solamente salen los de edad intermedia y los jóvenes, pero a muchos nos les alcanza la plata o tienen miedo de gastarla porque no saben qué va a pasar', afirmó.

'Expectante y temerosa'

Finalmente, Enrique A-malberti, propietario de un local del electrodomésticos, dijo ver en los consumidores una actitud 'expectante y temerosa'.
'Ahora vamos a tener un Día de la Madre atípico y la gente sale junta en un lapso de muy pocas horas, con la idea de volver rápido a su casa', dijo el comerciante, y señaló que, más allá del mayor movimiento que pueda haber en estos pocos días, 'todo se ve bastante decaído'.
A la hora de calcular la magnitud de la caída en las ventas, Amalberti afirmó que su rubro se da como factor adicional que no hay entregas de ciertos productos.
'Eso hizo que la caída en las ventas fueran un poco más estrepitosas, porque hay productos que uno necesita ofrecer y no están', afirmó, y coincidió con quienes hablan de que se vende cerca del 30 o 40 por ciento de lo del año pasado.
'En montos puede ser así, pero en volúmenes creo que la diferencia es más grande. La cantidad de productos que se vendían en años anteriores estaba muy por encima del doble de lo que se vende ahora', afirmó.