Los diez mejores pilotos de la Argentina

  • Viernes, 22 de Mayo de 2020 | Nacional

(Parte 2)

Rubén Luis Di Palma es uno de los máximos ídolos del automovilismo nacional. Nació en Arrecifes el 27 de octubre de 1944 y perdió la vida en un trágico accidente con su helicóptero particular, el 30 de septiembre de 2000 en Carlos Tejedor.
A lo largo de su trayectoria, alcanzó nueve títulos argentinos y 103 victorias en total. Obtuvo los campeonatos de 1970 y 1971 en el Turismo Carretera, con Torino; los de 1971 y 1972 en Sport Prototipos con un Berta-Tornado, y los de Fórmula 1 Mecánica Argentina de 1974, 1975 y 1978. Los dos primeros con Berta-Tornado y el tercero con Pianetto-Dodge. A esta nómina hay que agregarle los alcanzados en el TC 2000 de 1983, con un VW 1500, y el de Supercart en 1993, también con Torino. 
Otro de los hitos que alcanzó el Loco Luis fue el de consagrarse como el único en ganar con las cuatro marcas tradicionales –Ford, Chevrolet, Dodge y Torino– en el Turismo de Carretera.
En esta categoría debutó en 1963 y el 31 de mayo del año siguiente ganaba, por primera vez, con Chevrolet, en Arrecifes y con apenas 19 años y siete meses, lo que lo convirtió en el piloto más joven en ganar en el TC.
En 1998, en Buenos Aires, sería también el ganador más longevo: 53 años y 238 días. 
A este impresionante historial hay que añadirle que fue parte indispensable de las 84 Horas de Nürburgring, como integrante de la excelsa nómina de pilotos de La Misión Argentina de los Torino, que tuvo a Juan Manuel Fangio como director y a Oreste Berta como jefe técnico.
También se destacó como preparador y estuvo a cargo de la atención de sus autos en sus últimos dos campeonatos.
Continuando con esta nómina de selectos pilotos, aparece Juan María Traverso. El nacido en Villa Ramallo, el 28 de diciembre de 1950, es el que más campeonatos nacionales tiene, con 16 coronas: siete en TC 2000 (1986, 1988, 1990, 1991, 1992, 1993 y 1995), seis en TC (1977, 1978, 1995, 1996, 1997 y 1999) y tres en Top Race (1998, 1999 y 2003).
En el TC 2000 es el más consagrado y el que todavía ostenta un récord casi imposible de batir: 68 victorias y 73 poles position. 
En el TC debutó con un Torino, el 31 de octubre de 1971 en la Vuelta de Pergamino. Su primer triunfo lo alcanzó con el mismo auto un año después, en el semipermanente de Veinticinco de Mayo. Acumula un total de 46 triunfos y es el tercero en la tabla histórica detrás de Juan Gálvez (56) y Roberto José Mouras (50). 
En el Top Race consiguió 19 éxitos y fue protagonista de verdaderas hazañas, como cuando en el TC 2000, ganó con un auto en llamas en la competencia disputada en 1988 en General Roca, o con una rueda en llanta como en Pigüé, en 1986, siempre al mando de un Renault Fuego. Al igual que Di Palma es uno de los máximos referentes del público tuerca.
En esta lista no puede faltar Roberto José Mouras. El de Carlos Casares –nacido el 16 de febrero de 1948 en el pueblo de Moctezuma y fallecido en la vuelta de Lobos el 22 de noviembre de 1992– se consagró tricampeón en el TC al obtener los torneos de 1983, 1984 y 1985, todos con Dodge. Es el segundo piloto más ganador en la especialidad con 50 triunfos.
El Toro o el Príncipe de Carlos Casares, fue muy fiel a la popular categoría, de la que hizo su actividad principal. Tuvo en sus inicios en carreras zonales de autos estándar y luego en el Turismo Anexo J. También intervino en el Club Argentino de Pilotos en 1982 y en carreras especiales como el Desafío de los Valientes de 1988. 
Su estilo de manejo muy áspero, de andar siempre al límite, pero con códigos y sobrado talento, dejaron huellas inolvidables dentro del TC, sus duelos en la década de los 80 con Oscar Roberto Castellano, otro gran piloto y tricampeón. 
Si bien Mouras se consagró en el TC con Dodge, su gran amor fue Chevrolet, marca con la que marcó un récord que será muy difícil de batir. En 1976 logró seis victorias consecutivas con un Chevy que lucía el número 7 y en tres de esas seis victoria presentó un llamativo color dorado debido al patrocinio de la marca de whiskies Old Smuggler. 
Esa conjunción del color del patrocinante con el número identificatorio fueron motivos para bautizar al auto con el nombre de 7 de Oro.
Diez años más tarde volvería al Chivo para lucir el 1 –que había conseguido con un Dodge– e intentar ser campeón. Dejó todo por conseguirlo, hasta su propia vida, ya que falleció en un accidente el 22 de noviembre de 1992, en la carrera de Lobos. 
Su magnánimo paso lo catapultó como otro de los grandes ídolos del automovilismo, siendo muy querido y respetado por las hinchadas de las cuatro marcas. Hoy, a modo de tributo, el autódromo de La Plata lleva su nombre, y dos categorías promocionales lo recuerdan; el TC Mouras y el TC Pista Mouras.

Un campeón mundial

También integra este top ten José María López. Si en vez de nacer en Río Tercero, Córdoba –el 26 de abril de 1983– Pechito lo hubiese hecho en Brasil o en algún país de Europa, tranquilamente habría llegado a la Fórmula 1. 
La falta de apoyo económico desde la Argentina truncó la gran posibilidad porque hizo toda la escalera en el Viejo Mundo para llegar a la Máxima: kárting, fue campeón en la Fórmula Renault Italiana en 2002, en la Fórmula Renault V6 Eurocopa en 2003 y probador de Renault en Fórmula 1 hasta 2006. 
La falta de recursos para seguir en el exterior lo hizo regresar al país para correr en autos con techo. Así, fue campeón en el TC 2000, en 2008, 2009; Súper TC 2000, en 2012, y en el Top Race V6, en 2009, año en el cual estuvo a seis vueltas de lograr un triplete histórico cuando en la última carrera de TC una mancha de aceite lo hizo despistar y le privó de coronarse. 
En 2013 contrató un auto privado –un BMW de vieja generación– para competir en el Campeonato Mundial de Autos de Turismo –el WTCC– y en su debut ganó en Termas de Río Hondo. 
Tras la victoria, lo fichó Citroën y fue tricampeón mundial desde 2014 a 2016. 
A partir de 2017 corre para Toyota en el Mundial de Endurance, certamen en el que el año pasado logró el segundo lugar en Las 24 Horas de Le Mans, junto con el japonés Kamui Kobayashi y el inglés Mike Conway, con quienes hizo la pole positions y dominaron 23 horas. Un error técnico del equipo les privó de la victoria. 
Por último se encuentra Guillermo Javier Ortelli. El nacido en Salto el 25 de abril de 1973 es el segundo piloto con mayor cantidad de títulos en el TC –categoría en la que sigue vigente–: tiene siete y acumula 32 triunfos.
En el Turismo Carretera debutó con un triunfo en 1994 en las Dos Horas de Buenos Aires. Lo hizo compartiendo el Ford Falcon de Fabián Acuña.
Como piloto titular en el TC empezó en 1996, también con un Ford Falcon, con el cual culminaría el certamen en el tercer lugar.
En el año 1997, Ortelli toma contacto por primera vez con la marca Chevrolet con la que obtendría los títulos en 1998, 2000, 2001, 2002, 2008, 2011 y 2016.
El Guille, o el Rey de Salto, completa su extenso palmarés con dos títulos de Top Race, en 2001 y 2006; tres subcampeonatos en Fórmula Renault Argentina, TC 2000 y Top Race, además de 54 victorias repartidas entre las 32 en TC, trece en TR, nueve en TC 2000 y una en Turismo Nacional.