Masacre de Pergamino: empezó el juicio contra seis expolicías

  • Martes, 03 de Septiembre de 2019 | Regionales

"Es un juicio histórico y espero que tengamos una condena ejemplar. Necesitamos que esta Justicia sirva para que no haya más pibes víctimas de la fuerza policial, para que la sociedad no siga naturalizando estas muertes", dijo al finalizar la audiencia Cristina Gramajo, la madre de Sergio Filiberto, uno de los fallecidos. Los otros son Fernando Latorre, Alán Córdoba, John Claros, Franco Pizarro, Juan José Cabrera y Federico Perrota.
Durante el juicio, que está previsto que se extienda hasta mediados de octubre, la Fiscalía y las defensas de las familias de las víctimas intentarán probar que los policías que estaban de servicio ese día no hicieron nada por apagar el fuego, desoyeron los gritos de auxilio, demoraron en llamar a emergencia y, finalmente, obstaculizaron la labor de los bomberos. Así lo anticipó la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), que acompaña el reclamo de justicia y patrocina a cinco de las siete familias.
Los acusados son Brian Carrizo, Alexis Eva, Matías Giulietti, Carolina Guevara, Sergio Rodas y el entonces comisario Alberto Donza, quien estuvo catorce meses prófugo. Todos están imputados por abandono de persona seguido de muerte, fueron desafectados de la fuerza y llegaron al juicio con prisión preventiva, aunque sólo Eva y Donza lo hicieron en prisión, mientras que el resto cumple el arresto domiciliario.
Los abogados de los acusados intentaron desligar a sus clientes de los delitos que se les imputan y aseguraron que no existió dolo (intencionalidad) en el hecho. "Murieron de un modo despreciable, pero no todo acto de gravedad tiene necesariamente que tener un responsable o castigo", dijo en ese sentido Gonzalo Alba, que representa a la mayoría de los expolicías.

Las familias
 
Para los familiares se trató de una jornada difícil. "Ha sido muy duro para mí, él vino a Argentina para tener un futuro. Le doy gracias a todas las madres que me han apoyado cuando yo no estaba acá", sostuvo Carmenza Claros, mamá de John, que viajó desde Colombia para presenciar el inicio del juicio.
"Me cuesta todavía salir de mi casa. Espero que haya justicia, por todo ese dolor que sufrimos día a día. Yo todavía cada noche dejo un plato pensando que va a volver", agregó Alicia González, mamá de Franco Pizarro. 
"Es duro, a nosotros nos arruinaron la vida, pero siempre supe que vamos a hacer justicia", agregó Juan Carlos, papá de Franco, que fue el segundo en ll0egar a la puerta de la comisaría aquel 2 de marzo de 2017.
Esas madres y padres fueron quienes el 2 de marzo de 2017 recibieron en sus teléfonos celulares los mensajes desesperados de sus hijos detenidos, quienes les pedían auxilio mientras la comisaría se prendía fuego.
"Me siento fuerte para estar mañana frente a ellos y declarar. Quiero que se hable de Fernando, de quién era mi hijo, de su bebé, de sus sueños. No era sólo uno de los chicos que murió en la comisaría", enfatizó Silvia Rosito, mamá de Fernando Latorre.