Optimismo oficialista en el ámbito local

  • Lunes, 12 de Agosto de 2019 | Locales

POR EDUARDO N. CARBONI

Todo fue rapidez en el festejo de Juntos por el Cambio en el Comité Alem. Apenas pasadas las nueve y cuarto de la noche, cuando la tendencia de los resultados difícilmente podría verse alterada, Víctor Aiola se dirigió al numeroso público que colmó la sede de la Unión Cívica Radical. 
El Intendente empezó celebrando el triunfo obtenido en Rawson, O'Higgins y Castilla. 'Ganamos por tercera vez en las localidades, lo que es histórico para el radicalismo y para Cambiemos', expresó.
'Estamos convencidos de que hicimos todo para obtener este resultado, que nos pone a más de diez puntos de diferencia con el segundo candidato –agregó–. Esto es importante para todos nosotros y nos da mucha energía para seguir trabajando. Trabajamos desde 2015, no para ganar una elección sino para transformar verdaderamente la ciudad de Chacabuco y lo logramos. Lo hicimos con fuerza y con ganas'.
En el mismo tono y con el mismo esquema de discurso que lo acompaña prácticamente desde el inicio de su gestión, Aiola continuó: 'Mañana, a las siete y media de la mañana, vamos a estar nuevamente trabajando en la Municipalidad para seguir transformando Chacabuco y hasta el 10 de diciembre vamos a estar todos para que Chacabuco sea la ciudad que nos merecemos'.
Como para no dejar dudas acerca de su apoyo a los de arriba, expresó: 'A partir de mañana, también vamos a trabajar para que nuestra gobernadora, María Eugenia Vidal, y nuestro presidente, Mauricio Macri, sigan gobernando la Provincia y la Nación. Desde Chacabuco vamos a traccionar y vamos a hacer la fuerza que sea necesaria porque estamos convencidos de que es el único camino'.
También en la misma línea de discurso, no se olvidó de la oposición: 'Estamos convencidos de que todavía tenemos mucho para dar y aquellos que nos dejaron una ciudad prácticamente en ruinas no pueden venir a decirnos ahora cómo se gestiona o cómo se logra una ciudad mucho mejor'.

'Todo me ha costado  mucho'

'¡Confíen en Víctor Aiola! –arengó–. ¡Confíen en este equipo que le vamos a dar batalla a todo el que se nos ponga adelante!. Desde Chacabuco, le vamos a demostrar a la provincia de Buenos Aires y al país que acá hay un equipo que trabaja, que pone todo lo que hay que poner, que sabe que nada en la vida es fácil'. 
'Todo me ha costado mucho –dijo, visiblemente emocionado–, cada cosa que hemos realizado, cada triunfo. Será una lucha palmo a palmo, pero vamos a lograr seguir gobernando nuestra ciudad por cuatro años más porque hemos demostrado que sabemos cómo hacerlo, hemos devuelto la dignidad a los vecinos de Chacabuco. Hemos demostrado que a las localidades que estaban olvidadas les hemos dado la dignidad que necesitaban. Hay que reconocer a los delegados que nos dieron la oportunidad de ganar con triunfos muy amplios en cada una de las localidades'. 
'A seguir trabajando cada día, cada minuto, cada segundo, para concretar en octubre el triunfo más contundente de la historia del partido de Chacabuco. Lo vamos a lograr y lo haremos todos los que estamos acá, pero también entre todos los vecinos de Chacabuco que quieren una ciudad ordenada, una ciudad modelo que se base en la realidad y en la verdad, en la que se pueda seguir trabajando y mirando al vecino a los ojos cada día, sin decirle una sola mentira y sin prometerle absolutamente nada que no se pueda cumplir'.
'En estos cuatro años –manifestó sobre el final– hemos dejado la vida en la gestión y la vamos a seguir dejando durante cuatro años más, a partir del 10 de diciembre de 2019, a nuestra querida ciudad de Chacabuco'.
Terminados los aplausos y los gritos entusiastas, con el jingle de 'Ahora Aiola' a todo volumen, y cumbia intercalada con rock de fondo, llegó el turno de las innumerables selfies.
Afuera, la batucada de la Uatre seguía dándole al bombo y al redoblante. Entusiasmo no faltó, pero apoyado en lo que fueron las PASO en el ámbito local. Por ahora, la alegría es solo chacabuquense.