Crimen de Úrsula: avanza el juicio político contra el juez que desestimó sus denuncias

  • Sabado, 10 de Febrero de 2024 | Regionales

A tres años del femicidio de Úrsula Bahillo, la joven de 18 años asesinada en Rojas por su expareja, un policía de la provincia de Buenos Aires ya condenado a prisión perpetua, avanza el juicio político para destituir al juez que desestimó al menos 18 denuncias de la mujer contra su agresor, un proceso que fue catalogado por la madre de la víctima como "el último paso para hacer justicia".

Es que el juez de Paz Letrado de Rojas, Luciano Callegari, enfrenta una denuncia de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires por "negligencia, incumplimiento en los deberes de funcionario público y ausencia de perspectiva de género" por sus actuaciones ante los pedidos de ayuda de Úrsula a la Justicia, según consignaron fuentes judiciales a Télam.

Dicho proceso se encuentra a la espera de que la Procuración bonaerense, cuyo titular es Julio Marcelo Conte Grand, reúna una serie de pruebas para determinar si el ente público se presentará o no como parte acusadora.

"Si es desplazado de su cargo sentiría que terminé con la justicia de Úrsula. Al menos en los papeles. Terminaría con lo que le prometí a Úrsula en su velorio. Significaría que no siga haciendo más daño a las chicas y las personas que siguen siendo violentadas"Patricia Nasutti, mamá de Úrsula

"Los procesos de jury son largos, en el caso de Lucía Pérez se logró la suspensión de los jueces, pero pasaron casi cuatro años hasta que sucedió", explicó un vocero judicial a esta agencia, en referencia a la inhabilitación de los magistrados Juan Facundo Gómez Urso y Pablo Viñas, quienes en noviembre de 2018 absolvieron a tres sospechosos por el femicidio de Lucía.

Por su parte, Patricia Nasutti, mamá de Úrsula mantiene la expectativa de que el juicio político contra Callegari se desarrolle en algún momento de 2024.

El femicidio

El asesinato de Úrsula tuvo lugar el 8 de febrero de 2021, cuando fue apuñalada entre unos pastizales en un campo ubicado a la altura del paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros de Rojas.

El autor del crimen fue su pareja, Matías Ezequiel Martínez (25), quien se desempeñaba como policía bonaerense, y que, momentos posteriores al femicidio, le confesó lo que había hecho a su tío durante una llamada telefónica.

"Me mandé una cagada", le dijo Martínez, que, tras cortar el llamado, se clavó el arma homicida en su abdomen, aunque pudo recuperarse de sus heridas.

En diciembre de 2021, el expolicía fue condenado a prisión perpetua por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Junín, conformado por los jueces Carina Piegari, Claudia Dana y Esteban Melilli, quienes lo encontraron culpable del "homicidio doblemente agravado por el vínculo, por alevosía y por femicidio" de Bahillo.

Según indicaron fuentes penitenciarias, Martínez actualmente se encuentra cumpliendo su condena en la Unidad 49 de la Alcaldía Penitenciaria de Junín.