A último momento, se demoró el viaje para traer las primeras vacunas rusas

  • Martes, 22 de Diciembre de 2020 | País

Cuando todo parecía listo para que un avión de Aerolíneas Argentinas despegara en la madrugada de hoy, a las 3.30, para ir a buscar las vacunas a Rusia y volver mañana, los planes cambiaron.

Rusia no habría autorizado el vuelo porque había que sacar un permiso especial para aterrizar en ese país de noche. Ahora, el nuevo despegue está previsto para las 19.30 de hoy. De esa manera podría aterrizar en suelo ruso de día.

Sin embargo, las fuentes no dieron certezas de que ese horario esté confirmado. "Todo puede demorarse 24 horas más", dijeron. En principio, si el avión sale el hoy a esa hora estaría regresando el jueves en lugar de mañana.

Los preparativos del vuelo habían arrancado ayer en el aeropuerto de Ezeiza para que un Airbus 330 de Aerolíneas Argentinas despegara con destino al Aeropuerto Internacional de Moscú-Sheremétievo. El vuelo se estimaba que sería de entre 17 y 18 horas, pero sobre la noche de ayer todo se demoró.

El avión no llevará pasajeros, pero no se puede decir que vaya vacío, ya que estará gestionado por una tripulación de veinte personas, de las cuales diez son pilotos aéreos.

Debería traer        300.000 dosis

El avión que traerá las primeras 300.000 dosis de la vacuna rusa contra el coronavirus será un Airbus 330 operado por Aerolíneas Argentinas.

Entre la ida, la carga de las cajas con vacunas y el regreso a la Argentina, el operativo completo oscilará entre 35 y 40 horas.

Además de la decena de pilotos, participarán en este viaje un despachante operativo –a cargo de todo el papeleo del avión, incluyendo los temas de peso, balanceo, combustible y demás ítems esenciales– y algunos tripulantes de cabina, que atenderán a los pasajeros que se subirán al avión en Rusia.

Es decir, la comitiva encabezada por la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, y los cinco inspectores de la Anmat, que desde hace más de una semana evalúan en Rusia la vacuna SputnikV contra el coronavirus, con el objetivo de elevar un informe al Ministerio de Salud de la Nación.

Una vez en suelo           argentino

Al regreso al país habrá un trámite aduanero obligatorio, que fuentes de la Dirección General de Aduanas (DGA) definieron como "muy breve".

Tras el aterrizaje en Buenos Aires, al tiempo que se descargan los bultos se hará la verificación de que los paquetes concuerdan con lo declarado por la Anmat, siempre 'garantizando la cadena de frío y las condiciones de bioseguridad', dijeron en la Aduana.

Las cajas de vacunas viajarán colocadas sobre pallets, por lo que se presume que estarán agrupadas, o más bien, apiladas en bultos más grandes. 

En cuanto a la cadena de frío, para su correcta refrigeración serán alojadas en unos contenedores especiales de la empresa de transportes DHL, llamados Thermobox. Estos containers son capaces de conservar una temperatura de -18 grados durante 96 horas.

El peso de esta primera partida de 300.000 dosis es 8 toneladas, mientras que la bodega del avión tiene un límite de 16.

La distribución

 Se presume que, la mitad de las 300.000 dosis quedarán en el radio metropolitano: el 10 por ciento (30.000 dosis) en la ciudad de Buenos Aires y el 40 (120.000 dosis) en la provincia de Buenos Aires, y el resto se distribuiría en el interior del país.