Acciones argentinas se siguen desplomando en Wall Street y el riesgo país ya subió 28% en el año

  • Martes, 23 de Noviembre de 2021 | País

Con un feriado en el mercado local, inversores y analistas observaron ayer con preocupación cómo los papeles de empresas argentinas que cotizan en Wall Street se derrumbaron hasta 10 por ciento, mientras el riesgo país acumula una suba del 28 en el año.

Los ADR (American Depositary Receipt) –un título físico que respalda el depósito en un banco estadounidense de acciones de compañías cuyas sociedades fueron constituidas fuera de aquel país–, mantienen la caída de precios exhibida la semana pasada tras el resultado electoral, cuando retrocedieron hasta 20 por ciento en dólares.

A esto se suma que el riesgo país se sostiene en los 1.750 puntos, uno de los niveles más altos desde el canje de deuda con los bonistas, según indicó Rava Bursátil.

En el mercado se consolida una elevada incertidumbre pese al anuncio presidencial de enviar al Congreso un plan plurianual en busca de un acuerdo con el FMI, consignó la consultora Equilibra.

Las pérdidas entre los ADR son encabezadas por Globant, el gigante de ingeniería de software y tecnología de la información originario de Argentina, pero con sede en Luxemburgo.?

Considerado como uno de los unicornios argentinos –llegó rápidamente a valer más de 1.000 millones de dólares–, los ADR de Globant caían 9 por ciento, y también bajaban los de Mercado Libre, Despegar y Cresud.

Analistas de inversión adjudican a la debilidad de los indicadores económicos y financieros argentinos la pérdida de valuación de activos bursátiles.

Sin la referencia del movimiento de precios en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, los ADR y acciones de compañías argentinas que son negociados en dólares en Wall Street exhiben así mayoría de bajas.

"Incertidumbre", es el término utilizado por la mayoría de los especialistas para intentar encontrar una explicación a la debacle, a pesar de que se trata de compañías que están creciendo en su volumen de negocios.

Durante la semana posterior a las elecciones, el panel líder S&P Merval acumuló una caída del 10,4 por ciento, mientras existe expectativa sobre cómo abrirá este martes tras el feriado.

Operadores adjudicaron esa fuerte caída al movimiento alcista del dólar contado con liquidación, luego de una medida por la cual el BCRA dejó de intervenir vendiendo bonos para mantener contenida su cotización.

El retroceso fue mayor para los bancos argentinos, de hasta 20 por ciento en dólares, como ocurrió con los papeles del Banco Francés en el resultado semanal.

Especialistas que siguen el día a día en el mercado adjudican la caída en acciones y bonos no tanto al resultado de las legislativas, como a la posterior reacción oficial, que prácticamente negó la derrota en las urnas y protagonizó distintas celebraciones, la más resonante en Plaza de Mayo.

En los mercados temen que esa actitud pueda significar que el Gobierno no está dispuesto a aplicar grandes cambios en sus políticas, sobre todo la expansión del gasto y la falta de un plan claro de austeridad fiscal, que tal vez termine complicando un acuerdo con el FMI.