Acuerdan reforzar controles y mañana anunciarían medidas

  • Miercoles, 28 de Abril de 2021 | País

En una reunión de contenido simbólico en medio de la tensión política entre Fernández, Kicillof y Rodríguez Larreta, los jefes de Gabinete de cada uno de ellos analizaron ayer en la Casa Rosada la situación epidemiológica en el AMBA y  coincidieron en que volverán a verse mañana en la previa de la definición de un nuevo set de medidas para intentar frenar la expansión de casos de covid-19.

En el encuentro, que duró unos 45 minutos, Santiago Cafiero, el jefe de Gabinete nacional, reiteró ante sus pares de la Provincia, Carlos Bianco, y la CABA, Felipe Miguel, su 'preocupación' por la 'tensión' a la que está expuesto el Sistema de Salud en el AMBA por la falta de camas de Terapia Intensiva. La observación está en línea con la advertencia que los expertos que asesoran al gobierno le formularon ayer al propio Cafiero.

Fuentes del gobierno nacional dijeron que el jefe de Gabinete nacional hizo referencia a la recomendación de ese mismo grupo de especialistas de que se 'fiscalice' mejor para que se cumplan las medidas que ya rigen y las que se pongan en vigencia a partir de la semana que viene. 

El set de medidas podría contener también una mayor restricción a la circulación, una nueva modalidad de presencialidad 'administrada' y el cierre de algunas actividades que ahora funcionan, como el caso de las obras particulares, una alternativa que viene planteando la CABA y que la Provincia resiste. También podría implementarse un cierre más riguroso aunque hay pocas chances de volver a la llamada fase 1, que rigió durante las primeras semanas del Aislamiento Social Preventivo y Obligatoria (ASPO), el año pasado.

De todos modos, por ahora se trata de posibilidades bajo análisis, pero  sin confirmación. De hecho, Cafiero, Bianco y Miguel acordaron una nueva reunión mañana, porque en el lapso que se abre hasta entonces analizarán la evolución del ritmo de aumento de casos como dato básico para tomar la decisión final.

La reunión sirvió, al mismo tiempo, para enviar una señal `pública de distensión del clima político entre las tres administraciones, alterado por la controversia en torno a las clases presenciales que motivo cruces políticos y presentaciones judiciales de unos contra otros.

'Siempre fue voluntad del Presidente dialogar y consensuar, lo dijo desde el primer día', dieron desde el Gobierno. Pero al mismo tiempo advirtieron a Larreta que 'consensuar implica que, como ocurría el año pasado, las medidas anunciadas se les respete y se las haga cumplir':