Alberto Fernández resiste la idea de Áxel Kicillof de endurecer la cuarentena

  • Martes, 02 de Junio de 2020 | País

El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak dijo ayer que "hay que frenar" la flexibilización de la cuarentena y sugirió volver a la fase inicial. "Hay que ir a lo esencial, a que se mueva la población esencial y que el resto se quede en sus casas", dijo sobre la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense, donde se concentran la enorme mayoría de los casos.

Poco después de los dichos del viceministro, el propio Kicillof avaló la idea, aunque aclaró que todavía no hay ninguna definición. "No es una decisión tomada retroceder de fase, sino que es una opinión que refiere a la realidad. Si suben los casos, quiere decir que hay más circulación del virus. La regla es simple: cuanto más contagios, más medidas restrictivas debe haber", dijo el Gobernador.

Mientras el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, analizó junto a los ministros nacionales, bonaerenses y porteños cómo continuar la cuarentena que está vigente hasta el 7 de junio, en el Ejecutivo aseguran que se extenderá el actual esquema de aislamiento en el área metropolitana.

Esto significa que el aislamiento seguirá en la fase 3, con las actividades exceptuadas en marcha como hasta ahora y no con más restricciones.

"Volver atrás significa meter a toda la gente adentro y eso no va a suceder", indicaron a La Política On Line integrantes del gabinete. En la reunión de Cafiero con ministros, incluso se analizó la posibilidad de nuevas aperturas comerciales y otras actividades, siempre que se cumpla un estricto control sanitario y que no impliquen un mayor tráfico de gente. 

Es que en el Gobierno aseguran que la economía no resiste nuevas restricciones y el humor social tampoco. El gabinete económico, especialmente el ministro de Producción, Matías Kulfas, presionan para que no haya vuelta atrás.

En el Ejecutivo aclaran, sin embargo, que tanto la Ciudad como la Provincia van a apretar un poco donde haya focos de contagios, como sucede en Villa Azul y el barrio 31.

En la Rosada creen que "se rutinizó el miedo" en la población y que hay una mayor conciencia que cuando se debió implementar la fase 1, el pasado 20 de marzo.