'El Hospital soluciona el 90 por ciento de los problemas de salud de Chacabuco'

  • Domingo, 11 de Febrero de 2024 | Locales

–¿En qué situación se encuentra el Sistema de Salud local?

–Hace diez años que estoy en el Hospital, así que ya conozco el Sistema de Salud de Chacabuco, soy parte de su funcionamiento. Queremos modificar y ampliar algunas cosas que nos parece que de a poco tienen que ir cambiándose, pero no me sorprendí con nada. No hay nada que criticar; como todo sistema de Salud tiene sus pros y sus contras, cada gobierno le da su impronta, pero no hay nada nuevo. Es un hospital que funciona, que soluciona el 90 por ciento de los problemas de Chacabuco. Los problemas de mayor importancia, en ningún pueblo como Chacabuco se van a poder solucionar, no es que solo pase acá, no pueden solucionarse en Rojas, ni en Salto, ni en Chivilcoy. El Sistema de Salud de Chacabuco funciona muy bien para el tipo de hospital y la demanda que tenemos. Al decaer el sistema privado, porque la gente tiene menor poder adquisitivo, y al cerrar el Sanatorio, tenemos una mayor demanda de pacientes en el Hospital, y eso genera una mayor demanda de enfermería, de trabajo, de médicos, y mayor gasto del Hospital. Es algo que se notó claramente y que veníamos viendo desde hace unos meses.

–¿En cuánto se sintió el cierre del Sanatorio?

–Ahora tenemos un fin de semana largo de cuatro días, la mayoría de los consultorios privados no van a funcionar y se va a sentir más. Mucha gente no puede pagar las obras sociales en este momento, o las diferencias que estamos cobrando los médicos -porque muchas cobras sociales pagan poco o mucho después-, por lo tanto, el Sistema Público está como en un embudo de gente. Esto se nota. Tenemos personas con IOMA y con obras sociales que no les cubren en nada la medicación ni los estudios y terminan en el Sistema Público.

–¿Cómo están funcionando las salas barriales, en cuanto a su rol de aliviar la tarea del Hospital Municipal?

–Hay salitas que están funcionando muy bien y trabajando muchísimo y otras en las que, de a poco, estamos interviniendo con participación médica y de especialistas para que el vecino se acostumbre más a ir a su sala barrial, según su área programática, y no al Hospital. En Chacabuco estamos muy acostumbrado a ir al Hospital y no utilizamos la salita que tenemos a tres cuadras. Ocurre que tenemos los mismos médicos para el Hospital que para las salitas, entonces no llegamos a cubrir todos los horarios. Por ahora, hasta que los médicos vuelvan de sus vacaciones, las salitas solo funcionan a la mañana, de 8.00 a 13.00. La idea es que, en el otoño, cuando hay mayor demanda de enfermedad, abramos algunas tardes las que más funcionan, que son la de los barrios Alcira de la Peña, San Cayetano y Rivadavia, y también la de Cucha Cucha. De a poco hemos ido viendo qué salita necesitaba más especialistas o fonoaudiólogos o si un médico clínico debía ir tres veces en vez de dos. Lo que pasa es que hace muy poco que empezamos y cada cambio lleva tiempo, pero la idea es que las áreas programáticas se utilicen.

–Aunque el aislamiento finalizó, el covid-19 sigue y seguirá existiendo, ¿en qué situación nos encontramos hoy?

–Por los informes epidemiológicos y de sociedades como las de Pediatría e Infectología, sabemos que en otros países hay un alto número de infectados. En algunos de ellos ya se están utilizando barbijos cuando alguien se va a atender, como durante la pandemia. Lo que nosotros hicimos es apuntar a la vacunación; mucha gente se relajó con la vacunación covid y tiene dos o tres dosis de hace más de un año, así que lo primero que hicimos cuando asumimos en la gestión fue primero hacer una campaña de vacunación en Chacabuco, donde colocamos 400 dosis en una semana, y después fuimos a O'Higgins, Rawson y Castilla, donde vacunamos al 90 por ciento de los adultos mayores, que son personas de riesgo, y la semana que viene vamos a Cucha Cucha. La idea es llegar a las personas de riesgo, mayores de 50 o 60 años, que pueden tener los casos más graves, y estén vacunadas para cuando llegue la época de los resfríos y las gripes. Y si te agarrás covid, que sea un cuadro más leve y no una enfermedad más grave o una neumonía.

–¿Cómo estamos en Chacabuco con la encefalitis equina?

–Tenemos un caso de encefalomielitis equina del Oeste, en un trabajador rural, un hombre de 49 años que empezó con un cuadro típico de encefalitis. Llegó el 27 de enero a nuestro Hospital, se encuentra en Terapia Intensiva en estado crítico, y hace 48 horas nos llegó la confirmación de la serología del Hospital de Pergamino. Ayer (viernes) se derivó a una señora que está con un cuadro compatible, que está en la Pequeña Familia, de Junín. Por suerte, los casos en el país han ido disminuyendo

–Se habló de alguien que, en estos últimos días, falleció de covid en nuestra ciudad, ¿es cierto?

–No fue un fallecimiento solo por covid, sino que se trató de una paciente mayor con comorbilidades, y una de las causas fue el covid, por eso no lo consideramos como causa única. Lo que sí tuvimos importante es un caso de dengue de una mujer de 39 años, que fue a un consultorio privado por un cuadro típico de dengue: fiebre alta, mucho dolor muscular y brote que llama la atención porque pica. Su médica inmediatamente pidió la serología ampliada, que dio positiva y en el Hospital la repetimos para confirmarla. Evoluciona favorablemente en du domicilio, pero todavía está en la etapa aguda de la enfermedad y no sabemos si la contrajo en Junín, donde trabaja, o acá. El año pasado tuvimos 71 muertes por dengue en el país y todavía no hay vacunas en el Sistema Público, así que es importantísimo que se la gente se cuide y no tenga recipientes o cacharros con agua, en los que se pueda criar el mosquito Aedes aegypti, y utilizar repelentes.  

–Esta vecina, ¿realizó algún viaje a un lugar donde pudo haber contraído la enfermedad?

–Solo viajó a Junín, así que se lo considera un caso local: fue acá o en Junín. No es que haya viajado al norte de nuestro país ni nada.

Por Eduardo Carboni