'El Presidente se tiene que poner del lado de la inmensa mayoría de la sociedad'

  • Domingo, 29 de Agosto de 2021 | Locales

POR EDUARDO N. CARBONI

–¿Cómo se hace campaña electoral en los momentos que estamos atravesando?

–La manera de hacer campaña para mí es la manera de gestionar todos los días, estando al lado del comerciante, de la pyme, del vecino, al lado del ciudadano. Hace quince años que hago esto: estar cerca, escuchar, entender, corregir, mejorar, aprender, para mí es muy importante. Es difícil por el barbijo, los protocolos, las distancias, no es lo mismo, pero para el que le gusta estar cerca de las personas, se puede hacer igual. 

–Me refiero a que la gente reclama cosas más concretas y no esas discusiones internas que se dan en las campañas.

–Coincido plenamente con lo que decís, tanto que no me vas a escuchar entrar en una discusión de dirigentes políticos que en nada le resuelve los problemas a la Argentina. Cuando se paran los dirigentes en la televisión a gritarse, no sirve; lo que sirve es que se hable de temas concretos, que se hable de educación. La provincia de Buenos Aires ha perdido 280.000 chicos, en primaria y secundaria, que han abandonado la escuela el año pasado y casi 500.000 si uno mira los cuatro niveles educativos. Hay que ir a buscar a cada uno de ellos y traerlos de vuelta a la escuela. Son 500.000 familias del futuro que van a tener las mismas oportunidades. Después, hay que evaluar; no puede ser que venga un gobierno y diga se evalúa  y cuando viene otro gobierno diga no se evalúa. La evaluación debe ser obligatoria; no es para focalizarse en el error, es para ver qué nos falta: qué les falta a los alumnos, qué falta en aprendizaje, conocimientos, educación, para poder seguir adelante. Qué les falta a los docentes para enseñar en el siglo en que vivimos. Y después, necesitamos una ley de emergencia educativa que resuelva en el tiempo lo que es infraestructura, equipamiento y la conectividad en las aulas de nuestra provincia y de todo el país. Necesita que le respondas y hables sobre el trabajo. Estamos en un sector de la Provincia en el que la agricultura y la ganadería son centrales. El 95 por ciento de los productores agropecuarios de la provincia de Buenos Aires son pymes, a las que hay que desasfixiar de los impuestos que tienen.

'Primero –enumera Santilli–, nosotros nos comprometemos a no votar ni acompañar ningún proyecto que aumente las retenciones. Segundo, la potestad de las retenciones debe estar en manos del Congreso, no del Presidente. Tercero, bajar los impuestos a las pymes, impuestos laborales y costos laborales a las pymes agropecuarias. Cuarto, acercar la producción y el trabajo; debemos tener sectores educativos en las regiones productivas, crear centros en estas regiones para que los hijos de los productores y chacareros no se tengan que ir a estudiar a otro lado. Quinto, traer tecnología; en momentos en que todo tiene que ver con la ciencia y la tecnología, que estemos discutiendo cepo, trabas, paros, no va. Y organizar productivamente la Provincia; la creación de los distritos productivos es fundamental, cada uno de los distritos tiene su historia, su volumen, su expertiz y hay que fortalecer esa capacidad. 

'Estamos en el país del revés –continúa–, donde se libera a los delincuentes y se encierra a los comerciantes y a los productores, ¡no va! Los países en los que sus ciudadanos viven seguros son los que detienen a los delincuentes, se los condena y cumplen esa condena. Hice toda una presentación de propuestas que tienen que ver con policías en la calle. La Policía de la Provincia tiene entre 10.000 y 15.000 efectivos haciendo trámites administrativos en las comisarías; al Estado le cuesta mucho formar hombres y mujeres en la Fuerza para que estén haciendo tareas administrativas, tienen que estar en la calle, cuidando a los vecinos, previniendo los delitos, hay que dar vuelta esta historia. Después, no puede ser que un delincuente entre por una puerta y salga por la otra, hay que modificar el Código Procesal Penal, los delincuentes de delitos violentos no pueden ser excarcelados. Un condenado por delitos violentos -violador, asesino- hace un cursito y lo liberan a la mitad de su condena, ¡eso no va, así es gratis delinquir! Hay que terminar con esto para poder volver a disfrutar el mate en la puerta de tu casa, disfrutar el espacio público, que es de los ciudadanos y no de los delincuentes, que son los que tienen que tener miedo. 

–Es un tema muy complejo de difícil resolución. Por un lado, hay dos realidades distintas; una en el interior y otra en el Conurbano. Por otro, lo que planteaste son medidas en los inmediato, pero hay un trasfondo más profundo que es la razón por la cual se llega a esta situación de violencia, por qué alguien llega a delinquir.

–Nosotros tenemos que recuperar nuestra identidad, este gobierno nos la está robando. ¿Cuál es la identidad de los argentinos? Educarnos, trabajar y vivir en paz, eso es ser libres y decidir tu profesión, tu carrera, tu laburo, lo que querés que sean tus hijos en el futuro. Es un abordaje múltiple, si me preguntás; por un lado, educación y trabajo, lo que va a la segunda parte de tu pregunta. Es la educación y el trabajo, pero por el otro lado, tampoco delinquir tiene que ser gratis porque si no la solución es a veinte años. Nosotros, con Horacio (Rodríguez Larreta) nos hicimos cargo del tema. Nos traspasaron la Policía con el 30 por ciento del personal en la calle, ¿qué hicimos?, dimos vuelta la pirámide, había 6.000 policías en la calle y pasamos a tener 19.500, cambia la historia. Se puede luchar contra el delito, se puede vivir más seguro. Todas las estadísticas e indicadores te lo muestran. Convertimos a la ciudad de Buenos Aires en la segunda capital de todo el continente con menos homicidios; primera Ottawa, Canadá, segunda Buenos Aires. Y eso es porque trabajamos. Falta, pero va.

–Tuvimos el cumpleaños de la primera dama y la maestra de La Matanza en una actitud muy autoritaria y descalificadora con un alumno que pensaba distinto, ambos episodios fueron banalizados por el Presidente, ¿cuál es tu opinión al respecto?

–Cuando yo te digo que los dirigentes están lejos de la gente, estos son dos ejemplos. En el primer caso, cuando la sociedad estaba aislada, los comerciantes no podían abrir las persianas, los laburantes no podían ir a trabajar, los chicos no estaban en las escuelas y todos nos estábamos cuidando, sucedía lo que viste en esa imagen de la fiesta, entonces está lejos de la gente, está lejos de la sociedad. Y ahora, cuando hay a una docente -que no representa a la mayoría de los docentes, que son personas con vocación de educar, enseñar a los chicos y dar un futuro mejor y son la inmensa mayoría de los docentes-, adoctrinando y maltratando a los gritos a jóvenes, es lo que no queremos ver. El Presidente se tiene que poner del lado de la sociedad, de la inmensa mayoría de la sociedad que quiere tener un futuro mejor, vivir en paz, tener laburo. Es un presidente que está lejos de la sociedad, no interpretándola y no entendiéndola.

–¿Por qué en la provincia de Buenos Aires hay tantos primeros candidatos que no son bonaerenses y los últimos cuatro gobernadores han sido porteños?

–Lo que te puedo decir es que vengo a aportar mi experiencia, el haber trabajado en todos estos temas: educación, salud, específicamente en seguridad. El que me conoce sabe que laburo de sol a sol, que le pongo el cuerpo a los problemas, que escucho a la gente, que camino, que recorro. Esta recorrida me tocó mi fibra íntima porque antes de llegar a Junín, pasé por Luján y por Mercedes, por la casa de mi papá, donde me crie cuando éramos chicos y adolescentes. Teníamos una chacra en la que producíamos chanchos. Mis hijos vivieron y se criaron en Pilar. Amo a la Provincia, la siento, la vivo, la palpito; tengo muchas ganas de que a toda la experiencia que traigo, toda las transformaciones que hice ponerla arriba de la mesa en la Provincia para cambiar de una vez por todas, porque si no cambia la Provincia no cambia el país. La gente nos pide que laburemos y que resolvamos los problemas concretos de cada uno.

–¿Qué importancia tienen estas elecciones?

–Toda. En estas elecciones se discute qué país queremos; si queremos un país en con los chicos estudiando en las escuelas, aprendiendo para tener un futuro mejor, o queremos un país con las escuelas cerradas y los chicos afuera de las aulas. Si queremos un país en donde los delincuentes estén presos y podamos vivir en paz; si queremos un país en el que al productor, al chacarero, al pyme se lo deje trabajar, se lo acompañe y se lo ayude y no le ponga la pata arriba de la cabeza. Ese país es el que está en juego, el país que quiere recuperar nuestra identidad de aprender trabajar y vivir en país. Quiero ese país, el país de la libertad.