'La escritura nació en mí como una necesidad'

  • Lunes, 26 de Julio de 2021 | Locales

Luego de haber publicado una trilogía, titulada 'Eterna Clara', la escritora y periodista Karen Zárate presentará el mes próximo una nueva novela, que se llamará 'En la memoria habito'. En este caso, la protagonista será una estudiante de los últimos años de la Secundaria que, en la conformación de su identidad, se acercará a distintos momentos de la vida argentina, especialmente la dictadura cívico-militar.

En diálogo con De Hoy, Karen se refirió a esta nueva obra y, sobre todo, a su acercamiento al mundo de la escritura.

'La escritura nació en mí como una necesidad, o como una forma de canalizar aquello que me carcomía en el interior.?Así que no es solamente esto de contar una historia, sino que conmigo, surgió como una herramienta de sanación, de poder expresar, por escrito, aquello que no podía contar en voz alta.

'Me parece que la escritura me obsequió eso, ese descubrimiento, ese poder conectarse conmigo misma y, a la vez, por supuesto, poder contar historias, a través de la interpelación de distintos personajes. Lo más importante, creo yo, es poder dejar un mensaje a través de estas historias, que invitan a los lectores a reflexionar, a poder trabajar sobre eso que se cuenta, a poder leer entre líneas.

'Esto nace por una necesidad existencial. Creo que hay un punto de inflexión en mi vida, que se genera a los 27 años. Ahí está lo primero que siento, esta necesidad de sentarme a escribir eso que latía por dentro. Entonces, es eso que nacía desde lo interior, a borbotones, el necesitar contarlo, escribirlo. De hecho, ni siquiera tenía pensada la historia.

'Entonces, cuando una empieza en ese proceso, y elige este camino, se abre totalmente, sabiendo que va a haber alguien del otro lado que va a conocer esa historia. Somos seres muy subjetivos, me parece que cada autor o autora va poniendo un poquito de sí mismo en esa historia que está contando, porque, por ejemplo, yo utilizo mucho como recurso mis sentimientos. Hay días en que escribo totalmente feliz, y otros en los que lo hago con mucha tristeza y angustia. Eso es lo que me ayuda a canalizar y transitar el día a día.

'Cuando terminé la primera parte de la trilogía 'Eterna Clara', dije 'bueno, esto no puede quedar en una computadora'. Entonces, empecé el camino de querer publicar. A mí me pasó algo muy fuerte en ese proceso. Cuando ya la primera parte estaba en su proceso de edición, maquetación, y todo lo que se requiere para que el libro finalmente se publique, me agarró esa sensación de decir 'no quiero que se publique, ¿qué estoy haciendo?'. Fue esa pregunta existencial, de decir, ¿qué es lo que quiero hacer con esto?'. Porque, claro, yo me estaba desnudando frente al mundo. Más allá de que la trilogía es ficcional, y todo lo que voy escribiendo tiene su tinte de ficción, siempre hay algo de una en eso que se escribe.

'Bueno, entonces empezó el temor, y esos miedos, y la incomodidad. Pero siempre digo que cuando uno quiere generar un cambio, cuando uno se desafía, se produce esa incomodidad, y a mí lo que me estaba pasando era eso: abrirme frente al mundo, pero prácticamente, desde este lugar de conocer a otra Karen totalmente distinta. Con el tiempo, uno lo termina naturalizando. Me pasó que después empecé a descubrirme desde el lugar de escritora, viendo desde qué lugar empezaba yo a alzar la voz. Entonces me fui definiendo, si se quiere, desde el lugar de la prosa poética.

'Yo creo que el mensaje, o lo que intento a través de la escritura, y del poner en palabras, es poder pensarse y repensarse desde otro lugar, y de saberse que las personas rotas también pueden reconstruirse, que no significa que uno está roto o lo rompieron. Es lo que a mí, en este caso, me trae a alzar la voz. Uno puede reconstruirse.

'En el caso de 'En la memoria  habito', creo que es la forma que encontré de decir 'yo quiero contar una historia, pero quiero que esa historia invite a la reflexión, que deje un mensaje, que nos invite a pensarnos y a pensarse'. Me pareció sumamente interesante, como hija de Chacabuco, poder hablar de uno de los hechos más crueles y más oscuros de nuestra historia, como es la dictadura cívico militar. En esto quiero aclarar, la historia sucede en 2015, pero tiene estas idas y vueltas en la trama, y toma como uno de esos puntos o eventos históricos, la dictadura. Me parece sumamente interesante que la protagonista es una adolescente, que termina cuestionando todas estas indiferencias que han sacudido a nuestra sociedad, y me parece también ahí, como estratégico, poder llegar, de esta forma, a contar esta parte de nuestra historia, a través de una voz adolescente, que también interpela y apela a la memoria colectiva para pensar el presente'.