CFK, ante la posibilidad de sumarse a la lista de expresidentes condenados

  • Martes, 06 de Diciembre de 2022 | Pa铆s

La vicepresidenta, Cristina Kirchner, se enfrentará este martes ante la posibilidad de sumarse al listado de ex mandatarios que fueron condenados y,  aunque todavía tendría algunas instancias judiciales para apelar, quedaría más cerca de ser detenida, una situación que vivieron una larga lista de exjefes de Estado.

Aunque tuviera una eventual sentencia en su contra, la ex jefa de Estado contaría con la chance de apelar ante la Cámara de Casación el fallo.

En caso de que esa posible pena de prisión sea ratificada en las instancias superiores, la vicepresidenta debería cumplir con la condena y se sumaría así al largo listado de ex presidentes que perdieron la libertad: no tan extenso es el de los que fueron condenados

Muchos detenidos, pocos condenados

El primer caso de un ex jefe de Estado argentino detenido fue el de Bartolomé Mitre, quien fue enviado a prisión en 1874 por el delito de "rebelión" contra el entonces mandatario, Nicolás Avellaneda, tras denunciar un supuesto fraude electoral en la provincia de Buenos Aires.

El radical Hipólito Yrigoyen se convirtió en el primer presidente constitucional en ser derrocado por un golpe de Estado y tras el levantamiento encabezado por el general José Félix Uriburu, el 6 de septiembre de 1930, fue detenido y acusado de robar millones de pesos en efectivo y en lingotes de oro del Tesoro Nacional: su primer destino fue el antiguo cuartel del Regimiento 7 de Infantería de La Plata y luego fue trasladado a la prisión de la Isla Martín García.

Ese particular territorio argentino en aguas del Río de la Plata pronto albergaría al también ex mandatario y referente de la UCR Marcelo Torcuato de Alvear, ya que la dictadura de Uriburu lo acusó de formar parte de un plan para sacarlo del poder.

En 1945, Juan Domingo Perón también fue alojado en la prisión de la Isla Martín García, aunque en ese momento se desempeñaba como vicepresidente, ministro de Guerra y secretario de Trabajo y Previsión. De todos modos, el fundador del PJ fue enjuiciado en ausencia y condenado por un Tribunal de Honor del Ejército tras el golpe de la Revolución Libertadora.

Diecisiete años después, en 1962, el entonces Presidente, el radical Arturo Frondizi, fue derrocado por un golpe de Estado y fue conducido detenido a la destacada prisión insular en un avión de la Fuerza Aérea.

Una situación similar volvería a darse el 24 de marzo de 1976, cuando María Estela Martínez de Perón, que ocupaba la Presidencia desde la muerte del líder del PJ, fue víctima de un golpe militar que daría paso a la más sangrienta y feroz dictadura.

Otro ex presidente perdió su libertad, aunque no fue formalmente detenido: Héctor Cámpora debió permanecer durante 42 meses -hasta noviembre de 1979- asilado en la Embajada de México en Buenos Aires, ya que el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional lo acusó e incluyó como objetivo de la Comisión Nacional de Recuperación Patrimonial (CONAREPA).

El último caso de un ex mandatario detenido fue el del riojano Carlos Saúl Menem, quien pasó 167 días cumpliendo prisión domiciliaria en una quinta del empresario y ex director de la Casa de Moneda Armando Gostanián, en la localidad bonaerense de Don Torcuato.

El arresto había sido ordenado el 7 junio de 2001 por el juez federal Jorge Urso, quien había considerado en su fallo que el ex mandatario había sido el jefe de una asociación ilícita que desvió 6.500 toneladas de armas y municiones a Ecuador y Croacia y por la falsificación del contenido de tres decretos presidenciales: por ser mayor de 70 años, Menem fue beneficiado con la prisión domiciliaria y eligió la propiedad de Gostanián para cumplir con la medida judicial.

En tanto, otro destacado funcionario que conoció la cárcel en los últimos años fue el ex vicepresidente Amado Boudou, quien estuvo detenido en el Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza en el marco de la causa Ci-ccone.

Un caso particular comprende a los integrantes de la última dictadura militar, como Jorge Rafael Videla, Roberto Eduardo Viola, Leopoldo Fortunato Galtieri y Reynaldo Bignone, quienes fueron condenados por delitos de lesa humanidad y estuvieron en prisión.