Comerciantes del Mercado Barrial explican como generan sus ofertas en la actualidad

  • Domingo, 05 de Mayo de 2019 | Locales

Tres de los comerciantes y emprendedores que participan en el Mercado de Abastecimiento Barrial señalaron que, en la actualidad, el principal problema que enfrentan son los costos fijos, como la factura de electricidad, los alquileres y los aportes patronales.

Se trata de vecinos que acompañan al MAB desde sus inicios y ayer estuvieron en la plaza 5 de Agosto. En las últimas ediciones se ha incrementado la cantidad de chacabuquenses que buscan las ofertas y promociones que se consiguen en esta propuesta del gobierno municipal.

Ayer, trataron de explicar cómo es que consiguen reducir los precios al público para motivar la venta de mayores volúmenes en clave de beneficio para los clientes.

Pastas frescas

Walter Lamadrid, que fabrica astas frescas, dijo: 'La  verdad es que el momento es medio difícil, pero gracias a Dios está mejorando un poco. Se complica por los gastos fundamentales, pero se trabaja. Desde marzo de este año, la situación comenzó a repuntar'.

'La nuestra es una pyme que cuenta con quince empleados –agregó–. Estamos saliendo adelante; hubo momentos difíciles, pero ahora está levantando'.

Entre los costos que enumeró Lamadrid se encuentran el precio de la harina, la energía y 'las cargas sociales de los empleados. Uno paga todo como corresponde, pero hay que meterle para adelante y poner el hombro'.

Sobre su experiencia en el MAB, Lamadrid contó que, en un principio, fueron los funcionarios del gobierno de Víctor Aiola los que 'me fueron a pedir estuviera para acompañar, para darle algo a Chacabuco y para que la gente pudiera consumir productos. Despacio esto fue creciendo, ha mejorado. La gente viene y hacemos combos y también brindamos degustaciones de los productos. Además, ha levantado la venta a los comercios porque los productos también se conocen y la gente vuelve a comprar'.

Algo particular del negocio de Lamadrid es que elabora tortas fritas frescas para cocinar. 'Hace mucho que las hacemos –relató–. Es la receta de mí mamá, Catalina Norma Paz. Son tortas fritas estilo criollo y casero. Para los eventos grandes que se realizan en otras ciudades, nos compran al por mayor'. 

Distribuidor

HIpólito Márquez, que está al frente de una distribuidora de alimentos, manifestó: 'Al ser mayoristas, tratamos de comprar mucho volumen y pelear el precio con las empresas, somos representantes de varias marcas. Al comprar directamente en la fábrica, bajamos mucho los costos. También bajamos la rentabilidad. El acuerdo con Juan (Ozán, coordinador de Pymes de la Municipalidad) es tener una rentabilidad más fina y apostar a vender volumen. Preferimos ganar poco y vender mucho, ese es nuestro lema. Es para que la gente pueda paliar la gran inflación que hay; nosotros también la sufrimos. Llega un momento en el que no se puede hacer más, pero lo que más podamos absorber, tratamos de hacerlo. Somos una empresa familiar en la que todos los que trabajamos le damos para adelante'.

'En la distribuidora también hacemos venta al público, pero trabajamos por volumen, a bulto cerrado, o, por ejemplo, el queso se vende a partir de media horma. De esa manera, si se compran tres productos, dejamos el precio mayorista. La gente se está acostumbrando, para ahorrar. Les damos una mano a los consumidores finales y a los comercios. Nosotros podemos vender y ellos comprar'. 

Sobre la situación de sus clientes comerciales, Márquez expresó: 'La están peleando. El comerciante chico tiene los costos operativos cada vez más altos, con los impuestos fijos. Con el alquiler y todo lo demás, se les está complicando. Al tener cada vez más chica la boca de expendio, tienen problemas para marcar menos la mercadería'.

Entre los costos operativos, Márquez enumeró 'el personal, la luz' y la posibilidad de que haya televisión por cable o Internet en el local.

'La luz y el alquiler son los dos gastos fijos más importantes que sufre el comercio. Hay otros gastos como los de la AFIP y ARBA', añadió.

Carnicero

Gustavo Fitipaldi, que desde hace años tiene una carnicería, comentó que 'el precio de la vaca está medio caro hoy, en comparación de lo que vale el cerdo y el pollo. Creo que esto se va a acomodar. El cerdo viene aumentando y se arrima a lo que vale la carne, y el pollo se estabilizó'.

'Ahora que se abrió la exportación de carne de cerdo a China, lo vamos a pagar más caro –agregó–. Al exportar tanto, nos vamos a quedar sin mercadería. Ayer (por el viernes), el precio aumentó un 7 por ciento y se va a seguir moviendo porque no hay chanchos. El pollo había subido mucho y ahora bajó'.

Sobre el costo de la energía, Fitipaldi dijo que 'es un tema complicado. En estos momentos está bastante cara. Se va el presupuesto en la luz, pero la tenés que usar sí o sí. Una cámara gasta bastante, pero además tenemos las heladeras, la picadora de carne y la sierra, que funcionan a corriente. Eso suma todo los meses'.

'Arrancamos desde el inicio en el Mercado –explicó Fitipaldi–, y cada vez suben las ventas. La gente apuesta a la feria y nosotros tratamos de vender todo de la manera más accesible para los clientes'.

Precios

Por su parte, Ozán atribuyó el incremento de la afluencia de público en las últimas ediciones del MAB, a los 'buenos precios', que ofrecen los puesteros, en comparación con otros comercios de los mismos rubros. La próxima cita será en dos semanas en la plaza Belgrano.