Condenan a 15 años de prisión al autor de dos tentativas de homicidio

  • Miercoles, 14 de Agosto de 2019 | Locales

El Tribunal Oral Criminal de Junín, a cargo del juez Esteban Melilli, condenó a la pena de quince años de prisión efectiva a Emir Bonifacio Ramón Belfortti, por la tentativa de homicidio de su expareja, Zulma Haydée Funes, y de un hombre que la acompañaba, Ricardo Omar Grassano. Este hecho ocurrió en nuestra ciudad el 31 de marzo de 2017. 

La sentencia, que se conoció esta semana, dispuso, además de los quince años de prisión, la inhabilitación absoluta por igual término y costas. Los delitos de los que fue encontrado responsable son tentativa de homicidio doblemente agravado  -por el vínculo y por haber sido cometido por un hombre contra una mujer, ejerciendo violencia de género- y tentativa de homicidio simple, en ambos casos, agravados por el uso de arma de fuego, además de  portación ilegal de arma de guerra y amenazas agravadas por el empleo de arma. También se dispuso revocar el régimen de arresto domiciliario que venía cumpliendo Belfortti y se ordenó que la pena la cumpla en la Unidad Penitenciaria 26 de Lisandro Olmos. Previo a ello, se lo trasladó a la cárcel de Junín.

Los hechos

A las once de la mañana del viernes 31 de marzo de 2017, Belfortti –por entonces, de 65 años de edad– llegó hasta una vivienda ubicada en Sargento Cabral 177, entre Alberdi y Olavarría, y luego de mantener fuera de ella una discusión con su expareja, Zulma Funes (63), y con Ricardo Grassano (57), extrajo un revólver del interior de su camioneta y efectuó tres disparos contra ambos.

Funes y Grassano se hallaban en el interior de una pickup Chevrolet, de viejo modelo, mientras que Belfortti había llegado al lugar en una Nissan Frontier. Tras bajar de su vehículo, este último le efectuó dos disparos en la cabeza a la mujer y uno al hombre en el antebrazo derecho.

Tras la agresión, Belfortti se retiró rápidamente del lugar, pero los datos aportados por Grassano le permitieron a la Policía aprehenderlo en su domicilio de la calle Padre Doglia, donde también se secuestró la camioneta y el revólver calibre 38 utilizado en el ataque.

 Como consecuencia de las heridas recibidas, que le ocasionaron graves secuelas, Zulma Funes debió permanecer varias semanas internada, en coma, en terapia intensiva.

Tiempo antes de este trágico episodio, Funes había radicado denuncias por violencia de género y familiar contra Belfortti, en la Comisaría de la Mujer. 

'Mezcla de sentimientos'

'No estamos para festejar la resolución del juez –dijo a De Hoy, Silvina D'Alessandro, hija de Zulma Funes–. Hemos pasado por muchas situaciones de angustia durante todo este tiempo y recibimos muchas burlas y poco o nada de ayuda'.

'La resolución nos genera una mezcla de sentimientos –agregó–, porque si bien puede paliar tanta angustia, hemos vivido mucha impotencia al ver que se nos cerraban muchas puertas'.

Actualmente, Zulma se encuentra internada en un instituto neuropsiquiátrico de la ciudad de Junín, con atención permanente, ya que no puede valerse por sí misma.

'Está en silla de ruedas y ha conseguido hablar, aunque no tiene conciencia de lo que dice –explicó Silvina–. A veces conoce y otras no. En el instituto está muy contenida, pero hay que atenderla todo el tiempo porque es como un bebé'.

En enero de 2018, Silvina hizo públicos sus reclamos sobre la situación en la que se encontraba el caso, ya que a Emir Belfortti se le había concedido el beneficio de prisión domiciliaria y solicitaba la prisión efectiva, que finalmente ayer dispuso el juez Esteban Melilli.