Consecuencias psicológicas de la pandemia de covid-19

  • Domingo, 13 de Septiembre de 2020 | Locales

El aislamiento social, preventivo se sigue extendiendo y el comentario que se está generalizando es si seguimos así, nos vamos a volver locos. El encierro, la falta de contacto social, el temor y la ansiedad afectan, en mayor o menor medida, a todos y cada uno.

En diálogo con De Hoy, Vanesa Godoy –psicóloga e integrante del equipo de Salud Mental del Hospital Municipal– se refirió a las consecuencias psicológicas que puede acarrear la cuarentena.

'No hay dudas de que el aislamiento social nos afecta psicológicamente –comenzó diciendo–. Algunos efectos ya pueden verse y otros surgirán cuando esto termine. Somos seres sociales desde nuestro nacimiento, por lo cual este aislamiento nos resulta difícil. Hay que pensarlo como algo transitorio que nos preserva de enfermarnos. Lo que debe mantenerse es la cercanía emocional, para eso la hiperconectividad de la época viene muy bien. Al hacerse tan prolongada esta situación, la angustia y el estrés es posible que aumenten. Es esperable sentirse ansioso, confundido y con malestar. Para producir cierto alivio, debemos darnos espacios para expresar las emociones, sobre todo en los niños y adolescentes es favorable. Estar conectados con los adultos mayores de la familia también es necesario, ya que es un grupo que padece mucho la soledad.

–El exceso de información, ¿representa un peligro?

–La sobreinformación no es recomendable. Lo mejor es elegir un momento del día para informarse, luego de eso, ya está. Y también es importante elegir medios de información oficiales, seguros y confiables, como por ejemplo, la página del Ministerio de Salud, ya que no toda la información que circula es verdadera. Estar sobreinformados o mal informados, aumenta el malestar y la incertidumbre  que todos tenemos al pensar hasta cuando esto va a ser así.

–Y se ha perdido la cotidianidad.

–La gente se cansa de no poder hacer lo hacía antes, necesita el contacto con el exterior. Alivia ese cansancio, o debería aliviarlo, pensar que estamos siendo cuidados para no sufrir un contagio. Hay que ser solidarios. En el caso de los niños, han perdido el contacto con la naturaleza, por ejemplo, se les ha achicado su espacio. Además, sufrieron un corte en sus rutinas. Esto puede traer cambios en el ánimo, mayor irritabilidad, miedos nocturnos, comer más o comer menos, sentir tristeza. Los adultos debemos hablar y explicarles qué es lo que está pasando, y también escucharlos y validar lo que están sintiendo. evitar que ellos estén expuestos a un exceso de información y hacerles saber en todo momento que cuentan con nosotros los adultos.

–¿Cómo afecta esta situación en el personal de la Salud?

–El personal de Salud está enfrentando uno de los mayores desafíos que nos pueda tocar. El estrés, el miedo y el cansancio ya se hacen presentes, otros efectos habrá que esperar que esto termine para verlos. Además, los efectos en la salud mental del personal de Salud se podrían mantener a largo plazo. Se debe cuidar al personal de Salud en su conjunto con acciones concretas para protegerlos. Es necesario que el sistema de Salud sea sólido, no solo en los recursos materiales, sino, y sobre todo, en el recurso humano ya que en estos tiempos el personal de Salud está haciendo mucho sacrificio.

–¿Cómo están trabajando con los pacientes?

–Desde el Colegio de Psicólogos, al principio no autorizaban las entrevistas presenciales en el ámbito de los consultorios privados, así que la atención solo podía hacerse de manera virtual, Luego, al avanzar en las fases, nos permitieron atender de manera presencial. En el ámbito de lo público, ya sea en el Hospital o en los Centros de Salud, lo hicimos de manera presencial, cumpliendo todos los protocolos correspondientes. En el caso de la atención a niños, en algunos casos aun hoy se hacen por videollamadas. En ocasiones, los padres prefieren eso y no llevar a los chicos. De una manera u otra la atención psicológica se mantuvo siempre ya que en estos tiempos se tornó fundamental.

–¿Aumentaron las consultas en este tiempo?

–Las consultas se mantienen estables en cantidad, ya que si bien puede haber aumentado por algunas cuestiones relacionadas con la pandemia, disminuyeron las que nos llegaban como derivaciones de otras instituciones, con las cuales trabajamos de manera muy activa, como las educativas.