"Control de precios light" y malestar en el Frente de Todos

  • Lunes, 01 de Febrero de 2021 | País

Si bien la inflación bajó casi 20 puntos porcentuales en 2020, el país ingresó recientemente en una nueva espiral ascendente, apuntalada por la suba de precios de productos de consumo masivo, por lo que el Gobierno activó nuevos mecanismos de control que, por ahora, hacen poco efecto y generan malestar a un sector del oficialismo, según trascendió.

Según datos del Indec, la inflación total de 2020 fue de 36,1 por ciento, lo que significó un descenso importante respecto al 53,8 de 2019, sin embargo, los datos de los últimos meses encendieron las alarmas en las puertas del año electoral.

La inflación de los últimos meses del 2020 estuvo encima del 3 por ciento y la de diciembre trepó al 4, estableciendo un nuevo piso para los meses venideros.

Sucede que, con los descongelamientos posteriores a la pandemia y la reactivación de algunos sectores de la economía, las  empresas comenzaron a establecer aumentos de acuerdo a la suba que sufrieron sus costos.

En consecuencia, el Gobierno comenzó a estudiar nuevos mecanismos de control de precios como congelamientos y distintos arreglos llevados a cabo por la Secretaría de Comercio, que encabeza Paula Español, y por entidades estatales.

Así, por ejemplo, por medio del Enacom se obligó a las empresas de telecomunicaciones a dar marcha atrás con un aumento del 20 por ciento en el valor del servicio, que aún continúa vigente debido a que la respuesta fue negativa y se procederá a una instancia judicial.

En el mismo sentido, desde el Ministerio de Agricultura de Luis Basterra se comenzó a trabajar en arreglos de abastecimiento con empresas del sector para garantizar que cumplan con una cuota de mercado interno antes de exportar.

"Queremos que nadie pierda, pero sí que hagan un esfuerzo para que la mesa de los argentinos no se desabastezca", indicó Basterra la pasada semana, al hacer referencia a los empresarios.

La definición del ministro generó ruido interno en una parte del Frente de Todos, que asegura que el Gobierno es temeroso a la hora de confrontar con los grupos de poder.

"No podemos pretender quedar bien con todo el mundo. Llega un momento en el que vamos a tener que decidir si queremos que la gente coma o que los empresarios estén contentos", expresó a NA un importante dirigente kirchnerista.

A la vez, un nuevo malestar apareció en el oficialismo cuando el Gobierno trabó un arreglo con el sector de los frigoríficos para garantizar cortes de carne baratos para los consumidores.

Expertos del sector a los que consultó NA aseguraron que las carnes que entraron en la negociación son lo que se conoce como "rechazo de exportación", es decir, carnes que otros países no aceptan porque no cumplen ciertas condiciones o tienen un nivel muy alto de grasa.

El exRey de la Carne, Alberto Samid, consideró que es necesario "decir la verdad" y "parar de decir que está todo bien" porque "la gente tiene hambre".