Creen que hay que imponer una cuarentena dura de dos semanas

  • Martes, 06 de Abril de 2021 | País

El notable crecimiento de los casos de coronavirus en la última semana encendió las alarmas de los ministros de Salud de todas las provincias. En medio del debate sobre nuevas restricciones que negocian la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal, en la mayoría de las carteras sanitarias del interior creen que hay que ir a una cuarentena dura de dos semanas para achatar la curva. 

Kicillof analiza una cuarentena dura 

En el gobierno de Áxel Kicillof comparten la idea de una cuarentena dura que inicialmente plantearon de nueve días, para planchar la escalada de contagios. Sin embargo, los ministros de varias provincias proponen directamente imponer un cierre total por dos semanas en las zonas de mayor circulación.

El médico sanitarista y asesor del gobierno bonaerense, Jorge Rachid, fue el primer funcionario que se atrevió a planetarlo públicamente. En una entrevista por radio explicó que ya existen "tres cepas de las más agresivas (Manaos, Reino Unido y Brasil), con despliegue comunitario en la población". Rachid advirtió: "O hacemos un cierre total por catorce días, o a fin de mes tendremos 60.000 casos diarios".

No hay margen político y económico

Sin embargo, en los ministerios de Salud de distintas provincias admiten que no hay margen político y económico para avanzar en ese sentido. Esa es la respuesta que algunos ministros escucharon de Carla Vizzotti, aunque la funcionaria admite en privado que desde el punto de vista epidemiológico habría que ir a un confinamiento. 

En ese contexto, por ahora la medida más concreta que se analiza en el gobierno nacional es avanzar con una restricción nocturna más importante que la que actualmente está vigente en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, entre las dos y las seis de la madrugada.

La versión indica que la restricción podría ser de 22.00 a 6.00, aunque eso sería un golpe letal al sector gastronómico. Esa medida estaría acompañada por una suspensión de actividades de ocio como cines, teatros, fútbol, clubes y gimnasios.

Fuentes de las carteras sanitarias admiten que no creen que la restricción nocturna tenga resultado en achatar la curva, es decir que la medida que muy probablemente se anuncie difícilmente tenga resultados en los hechos.