Deuda: los grandes fondos rechazaron la última oferta

  • Jueves, 09 de Julio de 2020 | País

Dos de los principales grupos de acreedores de la deuda externa argentina rechazaron la última oferta del gobierno nacional en la negociación por la reestructuración, pero aseguraron que el último ofrecimiento va 'en la dirección correcta' y pidieron negociar cambios.

Se trata del Grupo Ad Hoc y el Grupo Exchange, que explicitaron su posición a través de un comunicado en el que saludaron la decisión argentina de mejorar el perfil de la reestructuración, pero declinaron la última oferta y pidieron seguir conversando. La negativa llegó dos días después de que los grupos Fintech y Gramercy, cercanos a la posición del Gobierno, aceptaron la oferta de canje argentina.

Estos dos grupos nuclean a los fondos que mayor cantidad de bonos del gobierno argentino ostentan: BlackRock, Ashmore, Fidelity, T. Rowe y Monarch. En el comunicado explicaron que la propuesta 'no alcanza', pero indicaron que la misma 'de modo alentador proporciona una base para un compromiso constructivo'. 

'Estamos preparados para participar en discusiones sobre modificaciones a la propuesta que pueden lograr una reestructuración consensuada, y creemos que todavía es posible un camino hacia la resolución completa de los problemas restantes', indicaron.

Además, agregaron que 'una reestructuración consensuada es la mejor ruta posible hacia un retorno de la Argentina a los mercados internacionales de capital y un futuro económico sostenible para el país y su población. Como inversores a largo plazo que desean continuar invirtiendo en la Argentina en los años venideros, seguimos unidos en nuestro deseo de alcanzar una solución que no solo brinde al gobierno el apoyo inmediato que necesita, sino también el marco económico y legal necesario para alentar futuras inversiones en el país'.

En el Gobierno habían adelantado, al presentar la tercera propuesta modificada desde el lanzamiento de la reestructuración, que esta iba a ser la última. De hecho, la oferta no está lejos de la pretensión de los acreedores, pero hay dudas sobre algunas cuestiones legales.