Dice haber sido golpeado, la Policía lo niega

  • Jueves, 11 de Abril de 2019 | Locales

Un vecino que ayer al mediodía se encontraba en el Palacio Municipal realizó declaraciones a la prensa en las que dijo haber recibido lesiones mientras se hallaba detenido en la comisaría local. Posteriormente, desde la fuerza policial se negó que los hechos hubieran sucedido de esa forma.

Maximiliano Bustos, que tiene 37 años, expresó que el martes por la noche concurrió al Hospital Municipal, donde su esposa fue internada por problemas de presión arterial. Allí, afirmó, fue aprehendido por efectivos policiales, que le secuestraron la moto y, además, lo trasladaron a la comisaría.

"Me metieron en un calabozo y ahí me arruinaron, porque tengo a mi suegro y a mi suegra de testigos de que yo no estaba así", afirmó.

Bustos expresó que estuvo preso hasta las 6.00 de ayer y que fue trasladado "de prepo" al Hospital para que le realicen un examen médico.

"¿Sabés que dijo el comisario? Que yo me había golpeado solo. ¿Cómo me puedo hacer esto?", preguntó el vecino, mientras exhibía una herida en una de sus cejas.

La versión de la Policía

Horas más tarde, la Policía desmintió lo expresado por Bustos. Según lo informado, a la seis de la tarde del martes se recibió un llamado en el 911 en el que se daba cuenta de disturbios que se estaban produciendo en una vivienda de la calle Avellaneda, a la altura del 600.

Al llegar los efectivos policiales, hallaron a una joven en grave estado de conmoción, por lo que se le solicitó al Hospital Municipal el envío de una ambulancia para poder trasladar a la vecina al nosocomio local.

Luego de ser internada para ser estabilizada, aproximadamente a las 22.00, arribó al Hospital un hombre -pareja de la chica y en aparente estado de ebriedad-, que según el personal del nosocomio empezó a discutir y mostrarse agresivo con los encargados de la vigilancia, hasta derivar en un altercado.

Así, se pidió apoyo a la Policía, que se dirigió al lugar y consiguió reducir al exaltado sujeto, tras lo cual se lo trasladó a la comisaría.

Según, la Policía, el hombre llegó a la Estación Comunal sin lesiones y se lo alojó en el calabozo para contraventores, el cual se encuentra apartado de los correspondientes a  detenidos por causas penales.

También de acuerdo a lo señalado por la Policía, una vez en la celda el detenido comenzó a gritar, y dar golpes y puntapiés a la puerta. 

Tras permanecer en ese lugar durante toda la noche -recibió una contravención por desorden con intervención del Juzgado de Paz- fue liberado en la mañana de ayer. Desde la seccional, señalan que los golpes que el sujeto mostró a la prensa fueron autoinfligidos. 

Se supo además que Bustos cuenta con antecedentes penales, uno ellos de ellos un robo agravado por el uso de arma. Tras salir de la comisaría, se dirigió al Palacio Municipal, con el fin de que se le otorgue un subsidio. Al serle rechazado el pedido, amenazó con prender fuego el edificio.