El acuerdo con el FMI es "inminente", pero el Gobierno admitió que hay diferencias por el ajuste de las tarifas

  • Viernes, 25 de Febrero de 2022 | País

La portavoz de Gobierno, Gabriela Cerruti, aseguró que la firma del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Gobierno es 'inminente', pero admitió que hay diferencias en la 'letra chica'. El debate gira en torno al ajuste en las tarifas a aplicar para alcanzar la meta acordada por las dos partes.

'Estamos llegando a los últimos acuerdos, la letra más chica. Se está llevando adelante con las indicaciones de Alberto Fernández, y a cargo del Ministro (Martín) Guzmán', afirmó la ministra en conferencia de prensa, y confesó: 'Tenemos algún tipo de diferencias sobre el sendero para alcanzar las metas acordadas'.

Asimismo, la ministra afirmó que desde el Gobierno no brindarán detalles del acuerdo hasta que esté cerrado y firmado. 'No hay que contar y anticipar porque es una negociación y las partes deben tener esa negociación en los términos que quieran. Será enviado al Congreso, espero que en estos días, y será debatido en toda su extensión', declaró.

A pesar del acuerdo, la portavoz manifestó que la Argentina 'no se compromete a nada que baje su gasto social ni su gasto de capital', y descartó reformas jubilatorias y laborales. 'No se compromete a nada que implique ningún tipo de ajuste o ir en contra del crecimiento que estamos teniendo', adelantó Cerruti.

Además, la portavoz admitió que el documento de entendimiento con el FMI que se filtró semanas atrás era el correspondiente a las fechas, pero resaltó que se trataba de un borrador, que sufrió modificaciones a la fecha.

Cerruti descartó la opción de evitar el debate legislativo del acuerdo, tal como lo propuso el miércoles la Coalición Cívica, liderada por Elisa Carrió. "El ámbito para discutir y sancionarlo es el Congreso", sostuvo la funcionaria, al tiempo que repudió a la gestión de Mauricio Macri por contraer la deuda sin haber pasado por el Parlamento.

A pesar de los últimos trascendidos, desde el Gobierno ponen en duda que el proyecto de ley pueda ser enviado al Congreso antes del 1 de marzo, dado que la principal discusión con el organismo de crédito se centra en los caminos para llevar adelante las metas acordadas.