El consumo de carne vacuna en Argentina está en el nivel más bajo de la historia

  • Lunes, 05 de Julio de 2021 | País

La faena de cabezas de ganado cayó 11,2 por ciento interanual en el segundo trimestre del año y el consumo per cápita descendió al nivel más bajo de la historia, según un informe elaborado por la Fundación Mediterránea. El consumo per cápita en los primeros cinco meses del 2021 se ubica apenas en 45,3 kilos per cápita.

El economista Nicolás Torre, del instituto Ieral de la entidad, explicó que considerando la faena acumulada para 2021, se observa una "desmejora significativa de la actividad para la industria frigorífica ubicada en el interior del país, en Córdoba, Cuyo y Santa Fe".

Durante 2020 se perdieron 560 mil vacas vientre, con una baja del 2,4 por ciento, lo que se tradujo en un factor alcista del precio de la hacienda durante los últimos trimestres, y por consiguiente de la carne bovina al mostrador del 75 por ciento entre mayo 2020-2021.

El salario subió 38 por ciento durante similar período, lo que se tradujo en una marcada caída del consumo per cápita de carne bovina, estimado en 45,3 kg por habitante, para primeros cinco meses de 2021, según el análisis del especialista. 

Así, en un contexto de cambiantes políticas sectoriales para la cadena bovina, frente a cierre y posterior apertura parcial de las exportaciones, la actividad de la industria frigorífica exhibe una marcada contracción en relación a igual período del año pasado, si se comparan datos de abril-mayo de 2021 contra los mismos meses de 2020. 

Según datos publicados por la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario (Dncca), la industria registró durante Abril-Mayo del 2021 un nivel de faena (cabezas) 11,2 por ciento inferior igual periodo de 2020. 

Se perdieron vientres

Esta menor actividad estaría explicada, en principio, por la conjunción simultánea de la retracción de la oferta de hacienda y una preocupante tendencia negativa observada en la dotación de vientres: se perdieron 560.000 vacas entre diciembre de 2019 y el mismo mes de 2020, es decir, el 2,4 por ciento.

El otro factor negativo es el bajo poder adquisitivo de los salarios en relación a la carne durante el avance de 2021.

La faena acumulada durante los primeros cinco meses de 2021 acumula una contracción del 6,1 por ciento respecto de igual período de 2020. 

Así, la carne de bovina destinada al mercado interno aumentó en precio un 75 por ciento durante los últimos doce meses (mayo/mayo), de 385 a 673 pesos el kilo, considerando un conjunto de seis cortes bovinos: asado, bife angosto, carne picada, cuadril, nalga y paleta. 

En igual período, el salario de un trabajador registrado del sector privado (desestacionalizado) aumentó aproximadamente un 38 por ciento , para rondar los 79.000 pesos a mayo de 2021. 

"Si se compara este volumen con el de un año atrás (149 kilos), se concluye que la pérdida de poder adquisitivo del salario registrado con relación a kilogramos de carne bovina es del 21 por ciento", dice el análisis.