El pueblo colmó las calles para dar su adiós a Maradona

  • Viernes, 27 de Noviembre de 2020 | País

El velatorio de Diego Maradona en la Casa Rosada terminó abruptamente y en medio de incidentes, tras el intento de los fanáticos de ingresar por la fuerza al salón donde se encontraba el féretro.

El caos se desató en las inmediaciones de la Plaza de Mayo y sobre la Avenida 9 de Julio, cuando la Policía de la Ciudad intentó cortar la fila de ingreso al velatorio. En un clima de tensión, las autoridades decidieron trasladar el féretro del Salón de los Patriotas Latinoamericanos al Salón Pueblos Originarios, donde más temprano se había realizado la ceremonia íntima de los familiares.

Temprano por la mañana, las primeras en arribar a Balcarce 50 habían sido Claudia Villafañe, su exesposa, junto a Dalma y Gianinna, dos de sus hijas. Más tarde se hicieron presentes Verónica Ojeda, otra de sus exparejas, junto con Dieguito Fernando, el hijo más chico de Maradona. Lo mismo sucedió con Jana, otra de las descendientes del Diez. También estuvieron sus hermanos y hermanas.

Terminan el velatorio y parte el coche fúnebre

Minutos antes de las 17.00, en medio del caos desatado por la represión policial con gases y balas de goma, el coche fúnebre ingresó por la explanada a la espera del féretro. Unos 50 minutos después partió rumbo al cementerio Jardín de Paz, en Bella Vista, donde yacen sus padres.

En la puerta de la Casa Rosada, el presidente, Alberto Fernández, y su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, acompañaron el féretro hasta el coche y le dieron su último adiós.

El plan original era que el cortejo fúnebre transitara por la avenida 9 de Julio hasta la subida de la autopista 25 de Mayo Acceso Oeste. Tras los incidentes, las autoridades decidieron cambiar el recorrido. El coche fúnebre salió por Paseo Colón y fue directo hacia la autopista, rodeado por motos de la Policía Federal y efectivos de la Gendarmería.

Miles de saludos al pasar 

Una multitud de fanáticos despidió al excapitán de la Selección. Algunos siguieron al coche fúnebre durante parte del trayecto en motos y autos particulares. Otros miles lo saludaron al pasar, parados al borde de la autovía.

El féretro con los restos de Diego había llegado a la Casa de Gobierno pasadas la 1.30 proveniente desde la casa velatoria ubicada en el barrio de La Paternal. Fue cubierto con una bandera argentina y una camiseta de Boca. Antes que se abrieran las puertas para el ingreso del público, su círculo íntimo y protagonistas del mundo del fútbol despidieron los restos del histórico 10 de la Selección Argentina.

Según el Gobierno, lo  terminó la familia

Fuentes del Gobierno nacional informaron que fue la familia de Diego Maradona la que decidió dar por concluido el velatorio que se realizaba en la Casa Rosada debido a los incidentes que se registraron en las adyacencias por la gran cantidad de gente.

'Una vez que se controló de manera pacífica la situación, la familia transmitió su deseo y voluntad de dar por concluida la ceremonia', indicó el Gobierno en un comunicado oficial.

Después de los incidentes, hubo cruces entre las autoridades nacionales y las porteñas en torno al operativo de seguridad. 'Les exigimos a Larreta y Santilli que frenen ya esta locura que lleva adelante la Policía de la Ciudad. Este homenaje popular no puede terminar en represión y corridas a quienes vienen a despedir a Maradona', aseguró Eduardo 'Wado' de Pedro.

Horas más tarde, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, lamentó que el oficialismo haya intentado 'politizar' la cuestión y aseguró que el operativo fue organizado por la Casa Rosada. 'La orden de interrumpir la fila la dieron las fuerzas de seguridad nacionales', dijo.

El cortejo fúnebre tuvo algunas dificultades para avanzar en la bajada de la autopista donde se encontró con una fuerte congestión vehicular. Luego, en la puerta del cementerio hubo nuevos incidentes entre fanáticos que intentaban ingresar al lugar y efectivos de la Policía Bonaerense, que arrojaron balas de goma. Un uniformado resultó herido.

Ceremonia íntima

Por expreso deseo de la familia y por cuestión de privacidad la ceremonia fue íntima, únicamente para sus allegados y amigos más cercanos.

El féretro, cubierto únicamente de una bandera argentina, fue llevado hasta su lugar de descanso por Guillermo Coppola, célebre exmanager de Diego; sus hijas Jana, Dalma y Gianinna; su exmujer Claudia Villafañe, y también por dos de sus hermanos, Raúl 'Lalo' y Rita 'Kitty' Maradona. También estuvieron sus sobrinos Walter 'Chino' Machuca y Daniel López Maradona, y su expareja Verónica Ojeda.

Tras un breve responso realizado por un sacerdote, los allegados llevaban flores blancas que arrojaron sobre el féretro antes de que fuera finalmente inhumado por personal del cementerio, junto a las tumbas de sus amados padres, don Diego y doña Tota.