El secreto: evitar la contaminación

  • Domingo, 12 de Mayo de 2019 | Locales

nAyer a la tarde, en el Centro Integrador Comunitario de Los Nogales se llevó a cabo el segundo encuentro del Taller de Cocina y Nutrición para Celíacos. Yamil Laplagne, chef de la Escuela de Actividades Culturales, destacó la importancia de no contaminar con harina con gluten los alimentos para las personas que tienen esta enfermedad.

Daniela Bruschi, subsecretaria de Desarrollo Social, dijo que 'este taller está destinado a los beneficiarios del programa provincial para celíacos de ayuda alimentaria. A nivel local, quisimos ofrecerles un refuerzo a estos beneficiarios ya que ellos cobran mensualmente para adquirir los productos e ingredientes libres de gluten de trigo. Quisimos colaborar porque los productos para celíacos siempre son más caros que el resto. Son cuatro encuentros que convocamos para que a través del apoyo de un cocinero y nutricionistas, los beneficiarias puedan aprender a manipular los ingredientes y optimizar los recursos que se le están brindando'.

Sobre el futuro de la iniciativa, la funcionaria expresó: 'Terminaríamos estos talleres en julio, salvo que los beneficiarios quieran que continúen. En cada encuentro vamos teniendo distintos invitados'.

'Comer de todo'

Yamil Laplagne, que dicta en la EAC un taller de cocina para celíacos y de elaboración de conservas, preparó pan lactal libre de gluten para la ocasión.

'El secreto de todo es no caer en la contaminación cruzada –señaló–, esto quiere decir que no hay que mezclar las harinas libres de gluten con las que lo tienen. De esta manera no se afecta el organismo de la persona celíaca. Trabajamos sin harinas de trigo o centeno; por ejemplo, preparamos pan lactal con mermeladas caseras, utilizamos la premezcla que viene en el bolsín del programa. Queremos que la gente sienta el gusto, el sabor y que aprenda a manipular los alimentos para que se pueda repetir esto en la casa'.

Sobre la manera en la que se debe organizar el ámbito en el que se elaboran los alimentos, el chef explicó: 'Lo que se recomienda es utilizar utensilios diferenciados porque, por ejemplo, un grano de azúcar puede hacer pasar un mal momento a una persona celíaca, por la contaminación. Hay que tener todo separado. En las alacenas de la cocina, hay que colocar los utensilios para la comida celíaca arriba de los que se usan para la cocina con gluten. Los moldes siempre tienen que ser diferentes. Se recomienda siempre cocinar la comida para celíacos en primer término, luego el resto. De esta manera también evitamos la contaminación. Primero sin TACC'.

Por otro lado, Laplagne destacó la importancia de la prevención en los casos de personas que no saben que son celíacas, pero sufren malestares estomales o gastritis.

'Lo que se recomienda cuando una persona no tiene un diagnóstico, pero sí los síntomas, es comer verduras y carnes a la plancha –manifestó–, eso, hasta que tenga resultados de análisis clínicos. No hay que mezclar las harinas, y también, estar atentos a los logos que indican alimento sin TACC'. 

Más allá de los mitos sobre la comida para celíacos, Laplagne explicó que 'se puede cocinar de todo sin gluten, como galletitas y otros alimentos. Todo lo imaginable se puede cocinar, no se debe tener miedo y hay que arriesgarse. Lo que sí hay que tener en cuenta es que es más compleja la preparación de las harinas con las premezclas, pero eso se soluciona con práctica y tiempo'.

En este encuentro también estuvieron presentes las nutricionistas Cecilia Dentato y Cintia Fabrizio para evacuar dudas de los vecinos.

'Lo importante es no comer alimentos con trigo, avena, cebada o centeno', explicó Dentato. 

'No hay problemas con otros alimentos', agregó Fabrizio e invitó a los vecinos a buscar información en los Centro de Atención Primaria de Salud de los barrios.