El servicio de agua en nuestra ciudad es tema de debate

  • Lunes, 17 de Enero de 2022 | Locales

Los problemas del servicio de agua de red de Chacabuco, que se evidencian especialmente en los tiempos de calor intenso, se instalaron en los últimos días en el debate político. Como parte de eso, el viernes último hubo un debate sobre el tema en la sesión del Concejo Deliberante, en la que la edil oficialista Patricia Colacilli expuso su visión sobre el tema y planteó la necesidad de que se conforme una comisión que fue creada por una ordenanza sancionada en 2017. Ayer, el Instituto Proyectar, que es dirigido por Darío Golía, emitió un comunicado que responde a algunas de las posiciones de Colacilli y también expuso propuestas.

La Comisión del Agua, a la que aludió Colacilli, debería integrarse con dos representantes del Departamento Ejecutivo, dos del Concejo Deliberante, profesionales especializados en el tema y organizaciones de la sociedad civil. Su objetivo debería ser el de realizar un diagnóstico de la situación y plantear las inversiones a realizar y estrategias a seguir para mejorar el servicio, que actualmente es deficiente.

Durante su intervención en la sesión, la concejal del Pro y Juntos por el Cambio afirmó que el problema del servicio de agua es 'una deuda de varias gestiones', al cual 'es necesario darle una solución definitiva'. Además, consideró que la actual situación obedece a que la ciudad 'creció de forma desordenada y sin control, no respetando la ley 8912, que plantea que ante nueva expansión urbana debe garantizarse la distribución y calidad del agua'.

'No fue planificado por ninguna gestión'

'Esto no fue trabajado ni planificado por ninguna gestión', afirmó Colacilli, y agregó que eso 'generó un crecimiento descontrolado, sin respetar los pasos necesarios y por consiguiente, la falta de planificación de la infraestructura'. Para concluir, responsabilizó de la situación a 'quienes generaron dicha expansión'.

En tanto, el Instituto Proyectar emitió un comunicado en el que se afirmó que la Comisión de Obras Públicas de la institución 'viene trabajando desde hace dos años sobre esta problemática de cortes continuos de agua potable en Chacabuco'. Luego se agregó: 'Siempre se debería analizar y realizar un diagnóstico previo de las necesidades, con los anteproyectos correspondientes, para que al momento de ejercer la responsabilidad del Ejecutivo se comience de inmediato con las obras necesarias para dar solución a los problemas'.

Más adelante, se consideró que las expresiones que tuvo la concejal de Juntos por el Cambio 'dejaron en claro que después de seis años de gobierno, el Ejecutivo todavía no sabe qué hacer con el servicio de Obras Sanitarias, y pretende que una comisión se lo diga, a pesar de la cantidad de funcionarios y profesionales que dispone'.

También se expresó que 'la ignorancia o desdén de la gestión ya era de público conocimiento al haber dejado pasar seis años sin ejecutar ni un solo pozo de bombeo; recién cuando la mitad de la ciudad se quedó sin agua, iniciaron la construcción del primero'.

Situación del servicio y propuestas

Luego se avanzó en algunos puntos concretos referidos a la situación del servicio.

'Si bien los equipos de bombeo se abastecen de energía eléctrica, no deben nunca depender exclusivamente del servicio público. Cada bomba debe tener su propio grupo electrógeno', se expresó. Acerca de esto, se invitó a los interesados a averiguar cómo fueron los orígenes de la usina de Agua Corriente de Chacabuco, que contó con grupos electrógenos 'de dimensiones acordes a la época'.

Otro punto señalado se refiere a la medición de la producción.

'A las nuevas conexiones se les colocan caudalímetros, que tienen un importante costo, pero no se controlan y, debido a su fragilidad, al momento de su utilización la gran mayoría seguramente van a estar fuera de servicio'.

'Siempre se habla de derroche. Hay gente que lo hace, pero también quienes actúan con responsabilidad. La realidad es que no se sabe cuánto se consume, principalmente porque no se sabe cuánto se inyecta a la red ni qué pérdida tiene la misma. La producción no se conoce y está muy fuera de la realidad, ya que se calcula de acuerdo a las horas de bombeo según el rendimiento estimado de las bombas en condiciones de laboratorio, y en la realidad existen múltiples variables que condicionan los rendimientos, como profundidad de los filtros, ubicación de las bombas, condiciones de las napas, etcétera', se expresó. La conclusión acerca de esto es que 'cada bomba debe tener su respectivo caudalímetro'.

El tercer punto que se menciona es que el servicio debería estar automatizado, 'para que se pueda controlar desde una oficina en tiempo real el funcionamiento de todos los pozos', en lo que respecta a cuestiones como estado, producción o cloro inyectado, entre otros.

Finalmente, se plantearon tres medidas que deberían tomarse.

'En lo inmediato, se deben ejecutar nuevos pozos de bombeo con los correspondientes clorinadores, caudalímetros, grupo electrógeno y automatización.

'Se deberá actualizar el estudio hidrogeológico.

'Se deberá realizar un proyecto integral de la red, generando un anillo nivelador de presiones que garantice el suministro en la planta urbana existente y que permita un adecuado crecimiento de la ciudad.