Elisa Carrió sube la apuesta y se burla de las críticas

  • Jueves, 25 de Abril de 2019 | Paí­s

En el Congreso había ensayado una defensa, pero luego subió una sugestiva foto a su cuenta de Twitter.

"Si yo soy creyente y ustedes no me creen, no es mi culpa. Yo no estaba hablando mal de De la Sota, porque incluso lo conocía, de lo que estaba hablando es del narcotráfico en Córdoba y ahí todos se callan y nadie habla", había argumentado como defensa en la sesión. 

Primero la había cruzado Cecilia Moreau, de Unidad Ciudadana. "Carrió vino, no porque se arrepienta de lo que dijo, sino porque en Córdoba están en medio de un proceso electoral, es hipocresía", dijo.

Acto seguido, pidió la palabra Victoria Donda que dijo sentir vergüenza por compartir el recinto con Carrió, a la que acusó de estar durmiéndose sentada.

"Estoy acá, estuve con certificado médico, no importa la enfermedad, no soy víctima, tengo la gracia de Dios, como todos, vivos y muertos", comenzó diciendo Carrió a su turno.

"Yo tengo inestabilidad emocional desde los 2 años, ya lo dijo mi padre cuando me fui de mi casa: esta chica es ingobernable. Así que, no tienen que decirlo más, ya lo dijo Aníbal Fernández, ya lo dijo Alfonsín, porque cuando uno no obedece a los hombres, esta loca", siguió, mientras Araceli Ferreyra le gritaba servicio y otras palabras subidas de tono.

En medio de la tensión, Carrió cerró su discurso: "Es una gracia de Dios que me acusen, que ustedes me acusen es la mayor gracia, su acusación me hace llevar puntos para el cielo".