Este año hubo una suba en los casos de tos de las perreras

  • Jueves, 29 de Julio de 2021 | Locales

Una señal de alarma se generó este año entre veterinarios y los amantes de los canes ante un aumento en los casos de traqueobronquitis infecciosa, más conocida como tos de las perreras. Se trata de una enfermedad que no tiene tratamiento específico, que no cuenta con una vacuna de alta efectividad y que si genera una neumonía puede ser mortal.

El médico veterinario Pablo Rosato explicó que la tos de las perreras se da 'en las vías respiratorias altas', por lo que afecta a la laringe y la tráquea, y en algunos casos los bronquios. En ciertos casos, cuando hay una complicación bacteriana secundaria, también puede afectar los pulmones. 

La traqueobronquitis es provocada por distintos virus, cuya acción se puede ver favorecida por las bajas temperaturas o por cambios climáticos abruptos, como los que se dan en otoño y primavera. 'Como en un principio es una enfermedad viral, no hay un tratamiento específico, sino que se hace un tratamiento específico. O sea, se dan medicaciones para tratar de bajar la tos, que al ser

muy seca provoca un esfuerzo grande en las vías respiratorias. Por eso es que se suele dar un antiinflamatorio o un broncodilatador, o ambos, y muchas veces se lo combina con un antibiótico para prevenir una infección secundaria que lleve a una neumonía', afirmó.

Rosato indicó que la tos de las perreras se cursa en un período de entre cinco y siete días, mientras que si se genera una neumonía puede llevar entre dos y tres semanas.

'Se la llama tos de las perreras porque se transmite muy fácilmente de un animal a otro. La gente debe tener en cuenta que no es necesario que haya un contacto directo entre los animales. Como es un virus que se transmite a través del aire, perros que están separados por una reja o un tapial se pueden contagiar, ni hablar cuando hay congregación de animales', expresó. Rosato señaló que hay gente que cuando su perro comienza con los síntomas concurre a la veterinaria a comprar medicación, pero no lleva el animal para que sea examinado.

'El problema está en que a veces esa tos puede ser provocada por una bacteria, un cuerpo extraño o una neumonía, que son cosas

más graves. Entonces, el animal debe ser revisado por un veterinario', expresó.

Por último, el profesional comentó que si bien hay una vacuna contra la traqueobronquitis, la misma no tiene 'buena efectividad', ya 

que 'como es un virus muy superficial, no genera muchas defensas'. 'Lo que sí es importante es que el animal esté vacunado contra el moquillo, que es una enfermedad muy grave que comienza igual que una tos de las perreras.

Entonces, al estar el animal protegido contra el moquillo, uno puede diferenciar los cuadros', concluyó.