Ganar más de $ 80 mil para llegar al sorteo

  • Sabado, 11 de Septiembre de 2021 | Regionales

Por primera vez en seis años, el gobierno de Pablo Petrecca lanzó ayer a través de las redes sociales y la página web del municipio un proyecto de venta y sorteo de lotes, en un terreno ubicado en San José Obrero e Intendente Borchex.

Si bien el anuncio se realizó apenas horas antes de la celebración de las PASO, con una clara intención electoralista, la repercusión no fue la esperada. La reacción de la mayoría de la gente fue repudiar esta 'propuesta' a la que no podrán acceder los sectores más humildes y con mayor necesidad habitacional, siempre olvidados en este tiempo en que no se han registrado ayudas ni hubo una política habitacional seria.

Es que para poder inscribirse, el grupo familiar debe acreditar un ingreso mensual en blanco de más de $ 80 mil. Una suma a la que no logran acceder los más desesperados por un lote que les permita avanzar en el sueño de su casa propia.

Y según detallaron concejales del Frente de Todos, este requisito no es lo más importante, pero fue lo que más enojó porque el resto no se informó todavía. Lo que todavía no se popularizó y puede causar aún más repudio es cuánto cuesta cada lote y cómo se pagará: 800 mil pesos al contado en caso de los que resulten beneficiados por el sorteo, que se completan con otro millón de pesos a pagar en 24 cuotas (de alrededor de 42 mil pesos, lo que significa la mitad de los ingresos exigidos para anotarse).

Las urgencias electorales del gobierno municipal lo llevaron a realizar este plan de loteo, al que sólo podrán acceder sectores más privilegiados. El resto de los ciudadanos todavía espera que Petrecca termine las 25 viviendas (que arrancaron siendo 50) y que anunció y presupuestó desde que llegó a la Municipalidad, hace casi seis años atrás.

Sin embargo, el gobierno local macrista prefirió dejar abandonado un complejo habitacional ubicado sobre calle Chile y ahora surgir con nuevos emprendimientos inmobiliarios, que están lejos del ciudadano común, aquel que vive de un sueldo acortado, hacinado con sus familiares o en construcciones precarias. Esa gente jamás tuvo ni tiene respuestas por parte del gobierno de Petrecca.