La CABA ratificó que hoy habrá clases presenciales

  • Miercoles, 21 de Abril de 2021 | País

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y su equipo de principales funcionarios y asesores jurídicos analizaron el fallo del juez federal Eduardo Furnari para evaluar los pasos a seguir en cuanto a las clases presenciales en la CABA y definieron que las escuelas deben continuar abiertas por lo que hoy habrá presencialidad.

El juez Furnari hizo lugar a un planteo del gobierno nacional que revirtió la presencialidad en escuelas porteñas. La discusión que se plantea ante este conflicto de poderes es si un juez federal puede anular un fallo de una Cámara de Apelaciones local o si en todo caso es la Corte Suprema la que tiene esa potestad. Según la opinión jurídica de los abogados de la CABA, las clases presenciales deben continuar.

Saldada esa discusión técnica, el gobierno porteño emitió un comunicado oficial ratificando la postura de escuelas abiertas: "Hasta que la Corte se expida, las escuelas en la ciudad de Buenos Aires continúan con el dictado de clases presenciales".

"Con relación al fallo recientemente dictado por un juez de Primera Instancia de la Justicia Federal, y ante la opinión jurídica de la Procuración General de la ciudad autónoma de Buenos Aires que corresponde seguir acatando el fallo dictado por la Cámara de Apelaciones de la Ciudad hasta tanto el conflicto sea resuelto de forma definitiva por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el gobierno de la Ciudad ratifica que las clases continuarán siendo dictadas de forma presencial como hasta el día de hoy", afirma el comunicado.

En la sede de Uspallata tomaron con sorpresa el fallo de Furnari, sobre todo después de que la Corte Suprema se declaró competente para tratar el tema y quedó lista para fallar sobre la validez o no del DNU de Alberto Fernández.

Por un lado, la Cámara de Apelaciones de la Ciudad obligó al gobierno de Larreta a garantizar la presencialidad en las escuelas. Por el otro, el juez federal Furnari busca dejar sin efecto ese fallo y emplaza al Ejecutivo porteño a abstenerse de aplicar lo que allí se ordenaba.

Si la Cámara porteña acepta la inhibitoria, la Capital Federal no tendrá margen y deberá esperar el fallo de la Corte con las escuelas cerradas. Caso contrario, el debate está abierto y los diferentes argumentos están sobre la mesa.