La CGT exigió prorrogar la prohibición de despidos y suspensiones

  • Viernes, 15 de Mayo de 2020 | País

La mesa ampliada de la CGT reclamó ayer la prórroga a la prohibición de producir despidos y suspensiones durante otros 60 o 90 días a partir del 1 de junio próximo, cuando expirará el acuerdo firmado con los industriales (UIA), y solicitará "la inmediata creación de un comité nacional de crisis" y la exención del impuesto a las ganancias para todos "los sectores esenciales".

Así lo confirmaron a Télam los referentes gremiales que deliberaron en la sede de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) durante casi cuatro horas, en la avenida Belgrano al 1800 de la ciudad de Buenos Aires, ocasión en la cual aseguraron la necesidad de constituir ese comité nacional de crisis no solo para "seguir la evolución de la emergencia sino la pospandemia".

El titular de la Unión Ferroviaria (UF), Sergio Sasia, aseguró a esta agencia que "se impone eximir de inmediato del pago del impuesto a las ganancias a los trabajadores de los trenes de pasajeros, del gas, del agua, de la energía y del transporte en general que, al igual que el personal de la salud (fue aprobado anoche) están en la primera línea de batalla contra la pandemia".

Sasia explicó a Télam que "se constituirá de forma imprescindible un comité nacional de crisis no solo para evaluar el seguimiento de la pandemia a nivel local sino para analizar y elevar propuestas post-pandemia, que deberá incluir temas económicos, de empleo, laborales, industriales y del transporte".

"Ese cuerpo deberá deliberar, analizar, crear y planificar una estrategia en forma de proyecto para finalmente elevarlo al presidente Alberto Fernández, en forma de propuesta integral del movimiento obrero", puntualizó Sasia.

La decisión gremial de integrar un comité nacional de crisis para realizar "un seguimiento de la realidad del país a partir de la pandemia de coronavirus y la consiguiente crisis económico-social-productiva, de empleo y salarios" contempla a funcionarios, sindicalistas, empresarios y la Iglesia Católica.

Los referentes de todos los sectores gremiales de la central obrera reclamaron el pago de las deudas de las alicaídas obras sociales sindicales, respaldaron el proyecto de ley de impuesto a la riqueza presentado por el oficialismo.

Contra el trabajo a distancia

La mesa ampliada cegetista se opuso a "la continuidad del llamado trabajo remoto o teletrabajo de por vida", como pretenden algunos –incluyendo legisladores–, por ser "un sistema antisindical y totalmente antiderechos".

"Un acuerdo permanente con las empresas para instituir el trabajo remoto no funcionará y no será aceptado. Se produciría un relajamiento y la progresiva extinción de los derechos amparados por los convenios colectivos de trabajo a partir de la pérdida del presentismo y otros ítems, por ejemplo. Además, el trabajador se aislaría para siempre de la sociedad", expresaron las fuentes.