"La China" Suárez rompió el silencio

  • Miercoles, 20 de Octubre de 2021 | Espectáculos

La actriz María Eugenia Suárez dio su versión de los hechos en relación al escándalo en el que se vio involucrada por ser señalada como la tercera en discordia en la relación entre Wanda Nara y Mauro Icardi, que atraviesa una crisis.

"Escribo esta carta para bajar el ruido externo de mentiras, maltratos y miradas inclinadas en la construcción de historias manipuladas para, una vez más, ser el chivo expiatorio de la violencia mediática. He guardado por mucho tiempo silencio por varias razones. La principal, por miedo e inexperiencia, por no saber cómo nombrar el nivel de mentiras y atrocidades que se dicen para sustentar el minuto a minuto televisivo", arrancó su carta, que fue publicada en Instagram.

A continuación, deslizó que el futbolista fue quien empezó el coqueteo: "Lo que está sucediendo hoy tiene detrás una historia mucho más grande y profunda, de la que seguramente muchas mujeres van a sentirse identificadas. Me ha tocado relacionarme con hombres a los que les he creído siempre sus palabras: que estaban separados o separándose y que no había conflictos".

"Siento en esta situación un déjà vu infernal, donde vuelvo a pagar con mi reputación cuestiones que son de dominio personal de cualquier mujer. Una repetición que deja a la luz mi inexperiencia y, sobre todo, profunda credibilidad que le di a estos hombres que luego guardaron silencio dejando que me comieran los lobos", continuó, haciendo referencia a los comienzos de su relación con Benjamín Vicuña.

Luego, la ex Casi Ángeles añadió una reflexión con perspectiva de género: "Parece que es más creíble para esta sociedad, sabiendo cómo se manejan ellos siempre, que yo sea la mala, la que engaña y no la engañada. Es más fácil pegarme a mí, para descargar. El costo de sostener la imagen de una familia feliz lo pago yo, no el hombre que fue irracional o tuvo un desliz. Todos quedan bien parados", apuntó.

FOTO: La actriz hizo referencia al escándalo tras los mensajes que la vinculaban con Icardi

‹›

La actriz María Eugenia Suárez dio su versión de los hechos en relación al escándalo en el que se vio involucrada por ser señalada como la tercera en discordia en la relación entre Wanda Nara y Mauro Icardi, que atraviesa una crisis.

"Escribo esta carta para bajar el ruido externo de mentiras, maltratos y miradas inclinadas en la construcción de historias manipuladas para, una vez más, ser el chivo expiatorio de la violencia mediática. He guardado por mucho tiempo silencio por varias razones. La principal, por miedo e inexperiencia, por no saber cómo nombrar el nivel de mentiras y atrocidades que se dicen para sustentar el minuto a minuto televisivo", arrancó su carta, que fue publicada en Instagram.

Mirá también

Sigue la novela

La drástica decisión que tomó Mauro Icardi en Instagram

A continuación, deslizó que el futbolista fue quien empezó el coqueteo: "Lo que está sucediendo hoy tiene detrás una historia mucho más grande y profunda, de la que seguramente muchas mujeres van a sentirse identificadas. Me ha tocado relacionarme con hombres a los que les he creído siempre sus palabras: que estaban separados o separándose y que no había conflictos".

"Siento en esta situación un déjà vu infernal, donde vuelvo a pagar con mi reputación cuestiones que son de dominio personal de cualquier mujer. Una repetición que deja a la luz mi inexperiencia y, sobre todo, profunda credibilidad que le di a estos hombres que luego guardaron silencio dejando que me comieran los lobos", continuó, haciendo referencia a los comienzos de su relación con Benjamín Vicuña.

Luego, la ex Casi Ángeles añadió una reflexión con perspectiva de género: "Parece que es más creíble para esta sociedad, sabiendo cómo se manejan ellos siempre, que yo sea la mala, la que engaña y no la engañada. Es más fácil pegarme a mí, para descargar. El costo de sostener la imagen de una familia feliz lo pago yo, no el hombre que fue irracional o tuvo un desliz. Todos quedan bien parados", apuntó.

En su descargo, Suárez explicó que su silencio buscaba "preservar" sus "vínculos familiares", aunque asegura que le "jugó en contra". "No quiero callar más, porque sé que somos muchas mujeres a las que esto nos ha sucedido y a la que la mirada externa juzga", dijo.

"No comencé, no alenté y no provoqué", aseguró la actriz de El Hijo Rojo y se refirió a la "poca privacidad" que tienen "las mujeres". "No voy a hacerme cargo por mí y por todas las mujeres que son usadas y juzgadas siempre de las actitudes de conquistadores seriales que tienen aprendidas estos varones y que después saben bien esconder", escribió.