La FAA dice que el pequeño productor no puede soportar 'más carga' impositiva

  • Jueves, 28 de Noviembre de 2019 | País

"Aún no hablamos con nadie del Gobierno, pero Alberto Fernández dijo que iba a consensuar todo con el sector, aún no nos llamaron y todo esto que dicen los diarios es un trascendido que no sale de nosotros", dijo Achetoneni al analizar las versiones que aseguran que la suba de las retenciones podrían ser una de las primeras medidas de la gestión Fernández.

En declaraciones a radio Provincia el dirigente consideró que "el pequeño y mediano productor no está con la espalada suficiente para soportar más carga, hablamos de un trato diferenciado para competir con un campo con la simetría tan importante como la dimensión de cada producto".

En esa línea, opinó que "va a ser un error garrafal (que se tomen esas medidas) sin tomar determinaciones con el sector, sin el consenso. La Mesa de Enlace está totalmente armada y estamos trabajando en consecuencia".

"Siempre a los que más tienen no se los mira como los que más invierten, y se los amontona al pequeño junto al gran productor de escala y se le pide lo mismo. Creo que ya es hora de que nos convoquen y debatan con nosotros y no larguen trascendidos por los medios", enfatizó Achetoni.

De esta manera, se mostró en sintonía con el resto de las entidades rurales, salvo Coninagro, que le abrió la puerta a la posibilidad de discutir los derechos de exportación. Desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) lo consideraron como "un impuesto nefasto" y aseguraron que a "los valores actuales de los commodities, las retenciones no son viables".

Según los cálculos realizados por CRA, en la actualidad un productor de soja en zona núcleo aporta 87 dólares por tonelada, que a un rendimiento de 45 quintales por hectárea equivale a un aporte de 393 dólares por hectárea en concepto de derechos de exportación. "Este productor, hoy está desfinanciado, con diversos problemas para llevar adelante su explotación y pagar sus deudas", aseguró.

En la misma línea, la entidad conducida por Dardo Chiesa explicó que "el Estado se queda con el 62 por ciento de la facturación de un cultivo de soja y el 55 de lo que produce la agricultura en su conjunto si tomamos los tres estamentos del Estado", de los cuales el 53 por ciento de dichos totales corresponden a los derechos de exportación.

De esta manera, CRA salió al cruce del presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, que reconoció que aceptaría discutir una suba de retenciones tras el cambio de gobierno ya que "hoy no sofocan" y "hay margen para conversarlo".