La reforma laboral, el primer eje de tensión entre la UIA y Alberto Fernández

  • Lunes, 07 de Octubre de 2019 | País

La posibilidad de avanzar en una reforma laboral a partir de un eventual gobierno de Alberto Fernández se convirtió por estas horas en el primer eje de tensión entre la Unión Industrial Argentina (UIA) y el candidato presidencial del Frente de Todos, luego de varios guiños políticos.

En recientes declaraciones, Miguel Acevedo, el titular de la entidad que agrupa a los empresarios industriales dijo que Fernández 've como algo posible' una reforma laboral, pero desde el equipo económico del candidato salieron al cruce.

'La Argentina no necesita ninguna reforma laboral', sentenció el economista Matías Kulfas, uno de los preferidos para convertirse en el próximo ministro de Economía si el Frente de Todos se impone en los comicios presidenciales.

En declaraciones a radio AM 750, Kulfas aclaró que la visión del albertismo es 'trabajar sector por sector, analizar dónde hay problemas para mejorar y poder trabajar en ese sentido'. Y remarcó: 'Esto lo he conversado incluso con Miguel Acevedo, con gente de la de la Unión Industrial'.

Es que el economista estuvo en la última reunión esta semana entre la UIA y Fernández en la que los industriales le entregaron un plan productivo hasta 2023 con medidas prioritarias y de mediano plazo. 'Tenemos una visión muy parecida de la Argentina', dijo el candidato presidencial del Frente de Todos a salir de ese encuentro.

En esa oportunidad, pese a que en el punteo con pedidas y propuestas incluía 'la actualización de las relaciones laborales', Fernández negó que se haya hablado del tema en la reunión.

'De la reforma laboral no hablamos nada, nadie lo planteó. Sí de la reforma impositiva. Creo que hay que tener en cuenta que mucho de esos planteos son ciertos, pero Macri nos deja un déficit fiscal de más de 7 puntos. Hay que tener en cuenta todo', dijo Alberto en ese entonces.

Esa discusión no es menor, porque se produce en medio de las gestiones de Alberto Fernández con los representantes empresariales y sindicales para darle forma al Pacto Social con el que aspira, si llega a la Casa Rosada, a reactivar la economía y el consumo a través de mejoras salariales.