La tormenta provocó pocos daños en la ciudad y fue bienvenida en el campo

  • Martes, 10 de Agosto de 2021 | Locales

Más allá de algunos problemas que se dieron en la ciudad y en sectores rurales muy específicos, las lluvias registradas entre el domingo y las primeras horas de ayer fueron bienvenidas en Chacabuco. Quienes más las celebraron fueron los productores agropecuarios, pues hacía unos meses que no se daban precipitaciones de esta magnitud, que ayudarán al desarrollo del trigo y las pasturas y a preparar los suelos para la siembra del maíz y la soja.

En nuestra ciudad las lluvias alcanzaron los 30 mm. El director de Defensa Civil, Lucas Centurión, informó que en los días previos se habían recibido los mensajes de alerta del Servicio Meteorológico Nacional, que advertían que la tormenta iba a estar acompañada de fuertes vientos. Así sucedió, dijo, pues las 'ráfagas' alcanzaron los 50 kilómetros por hora, pero no provocaron muchos daños.

Principales daños

El funcionario comentó que en la ciudad solamente se dio la caída de un árbol en la avenida Perón, a la altura de Bernardo de Irigoyen, y del toldo de un comercio ubicado en la calle Zapiola, entre Primera Junta y Buenos Aires. Además, se produjo la voladura del techo de una vivienda en construcción que se encuentra en la quinta 784.

En relación a las localidades, el jefe de Defensa Civil informó que en O'Higgins, donde hubo una caída de granizo de poca relevancia, las lluvias alcanzaron los 42 mm, mientras que se registraron 35 en Rawson y 32 en Castilla.

Centurión afirmó que, por ahora, no hay nuevos alertas meteorológicos para los próximos días.

Yendo a otras localidades de la región, en Junín cayeron 35 mm, la misma cantidad en Chivilcoy, 18 en arribeños, 21 en Colón, 24 en Ferré, y 24 en General Arenales.

'Muy bueno para ir llenando el tanque'

El ingeniero Néstor Estévez, de la Cooperativa Agropecuaria de Granjeros, destacó que la cantidad de agua caída en el partido de Chacabuco, que osciló entre los 20 y los 40 mm según las zonas, fue 'excelente' para el trigo y las pasturas y muy buena para las reservas de humedad que se necesitan de cara a las próximas siembras de maíz y soja de primera.

'Esto es muy bueno para ir llenando el tanque', dijo Estévez, en relación al almacenamiento de agua que los suelos realizan en sus primeros metros. El asesor de la Cooperativa de Granjeros consideró que eso es muy importante teniendo en cuenta que, a diferencia de la anterior, esta campaña agrícola comenzó con niveles muy bajos de humedad. Como muestra de ello, mencionó que las mediciones que se realizan en distintos puntos del partido de Chacabuco muestran que la napa de agua se encuentra a unos 3 metros, cuando el año pasado estaba a aproximadamente 1,50, lo cual ayudó a que muchos cultivos pudieran llegar al fin de ciclo sin sufrir tanto la falta de lluvias.

Volviendo a la actualidad, Estévez afirmó que la mayoría de los trigos se encuentran en la etapa de macollaje, en la cual no requieren mucha agua, lo que sí sucederá cuando los días tengan más horas de luz y temperaturas más cálidas.

Finalmente, el asesor técnico advirtió que se trata de una campaña agrícola en la que se tendrán que 'hacer bien los deberes', pues los pronósticos de los próximos meses, que no siempre aciertan, indican que las lluvias seguirían ubicadas por debajo de la media histórica.