La UCR ahora busca copar las listas de Cambiemos

  • Martes, 14 de Mayo de 2019 | País

El radicalismo se volcaría por repetir Cambiemos en la Convención Nacional del próximo 27 de mayo. Si bien aún no hay un poroteo definitivo, en el centenario partido creen que la opción de Roberto Lavagna terminará desinflándose definitivamente y por eso prefieren conservar los cargos electivos que ponen en juego.

Aún hay un escenario de incertidumbre respecto de la Convención. De la boca hacia afuera, el radicalismo sigue reclamando abrir la alianza Cambiemos con Roberto Lavagna y Sergio Massa para derrotar a Cristina Fernández. También saben que es casi imposible que eso suceda y son pocos los correligionarios que se imaginan fuera de la entente que los devolvió al poder después de catorce años de frustraciones.

Por eso pretenden apostar a lo seguro y garantizarse conservar, al menos, los lugares que tienen hasta ahora en el Congreso y en las legislaturas provinciales. No es casualidad que dos de los dirigentes radicales más críticos con Cambiemos sean Federico Storani y Ricardo Alfonsín, ambos de la Provincia. En ese distrito María Eugenia Vidal busca que el macrismo tenga un lugar preponderante en las listas en detrimento de sus socios.

Con el Plan Lavagna y el plan de apertura en caída, en la UCR apuestan a dejar el suspenso hasta el final para lograr mejores condiciones en las negociaciones con el macrismo. La Convención es el órgano partidario que aprueba o rechaza los acuerdos políticos del partido que debe renovar 16 bancas en diputados y una en senadores y aspiran como mínimo a quedarse con esos escaños.

En el seno de su partido los radicales piensan cobrarle caro su apoyo a Mauricio Macri para las próximas elecciones. Por eso reclamarán los primeros lugares legislativos en todos los distritos, salvo la ciudad de Buenos Aires y la Provincia.

"Lavagna es una opción perdidosa, no es tentador que te inviten a formar parte de un candidato que no moja, que carretea y no levanta", sintetizaron en el radicalismo sobre el exministro de Economía que coqueteó con Ricardo Alfonsín y Martín Lousteau. "Para eso, mejor quedarnos donde estamos", completaron.

Precisamente el e embajador argentino en Washington es una de las espadas que tienen los dirigentes radicales para condicionar a Macri para que ceda lugares expectantes en las listas. "En 2015 la opción de integrarnos a Cambiemos ganó por muy pocos votos. Ahora la situación es otra, muy distinta a la de 2015 y 2017. Ahora Macri viene en picada", reflexionaron sobre las diferencias entre la Convención de Gualeguaychú y la que se llevará a cabo en pocos días.

"Si se aprueba será por defecto, porque no hay otra opción. El momento de plantear una ruptura era otro, ahora ya es muy tarde. No hay ningún candidato del partido", se lamentó un convencional.

Sin embargo, nadie quiere aventurarse a pronosticar un futuro para la Convención Nacional de Parque Norte. "No es seguro que haya quórum, y por más que el deseo de los dirigentes sea reeditar Cambiemos, no está claro que puedan imponerse. Una solución posible sería que el cuerpo termine delegando la decisión en la mesa directiva del Comité Nacional', expresaron.