Las compañías aéreas alertan que miles de argentinos quedarán varados en el exterior

  • Lunes, 28 de Junio de 2021 | País

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional –IATA, por sus siglas en inglés– pidió con urgencia una reunión al gobierno argentino a raíz de la decisión oficial de restringir a 600 personas el cupo diario de ingresos de personas por vía aérea al país y prohibir el ingreso de extranjeros por motivos turísticos.

'Comprendemos que el gobierno argentino está enfocado en proteger la salud y el bienestar de sus ciudadanos. Como industria, hemos hecho todo lo posible para garantizar una conectividad segura del país, a pesar de las drásticas restricciones operativas que ya existen. Sin embargo, la nueva reducción de 70 por ciento en el número de pasajeros internacionales que puedan llegar diariamente al país, obligará a las aerolíneas a dejar en el extranjero a miles de pasajeros, principalmente ciudadanos y residentes argentinos, sin que ellos tengan la culpa', dijo Peter Cerdá, vicepresidente Regional de IATA para las Américas.

La drástica reducción en el cupo de ingresos se produce luego de la imposición previa de un tope de 2.000 pasajeros diarios que podían llegar en vuelos internacionales y que ya había obligado a las aerolíneas a reducir y modificar drásticamente sus horarios.

La instrumentación de la nueva norma está a cargo de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), dependiente del ministerio de Transporte, que debe coordinar la reducción con las Aerolíneas. En ANAC dijeron que estaban trabajando intensamente con las empresas para la reprogramación de vuelos, pero en dos líneas aéreas consultadas dijeron no haber recibido ninguna directiva clara sobre cómo operar. A algunas, además, ya les fueron cancelados algunos vuelos.

Sugerencia inviable

Desde Transporte habían sugerido que las compañías dispusieran de aviones con menor capacidad, lo que en las empresas consideran inviable, por tratarse de vuelos internacionales, en muchos casos intercontinentales y de largo recorrido.

Además, el nuevo límite, que prácticamente puede completarse con dos vuelos diarios, haría inviable para las empresas mantener un número de servicios adecuado o mantenerlos con tasas de ocupación bajísimas y económicamente ruinosas.

Como ejemplo, para ayer –sin regir todavía el cupo de 600 ingresos diarios, y se mantiene el de 2.000–, había programados trece arribos internacionales al Aeropuerto de Ezeiza, cinco de ellos de Aerolíneas Argentinas. Con la nueva medida, deberían tener una ocupación promedio de 46 pasajeros, 85 por ciento por debajo del promedio de la capacidad de aviones que pueden transportar entre 200 y 400 pasajeros.

Un problema, dicen desde las empresas privadas, son los privilegios de Aerolíneas Argentinas, que prácticamente dejaría afuera a las restantes compañías.