Los cambios que traerá la Variante

  • Miercoles, 11 de Agosto de 2021 | Locales

Si el avance de los trabajos continúa como hasta ahora, en no más de dos años el tramo de más de 20 kilómetros de la ruta 7 que rodea a nuestra ciudad ya no será parte de esa carretera nacional. Esto va tener consecuencias en la fisonomía suburbana de Chacabuco, así como perjuicios y beneficios económicos para los emprendimientos que están situados en ese trayecto. 

No se trata de un tema nuevo, pues cuando allá por finales de los '60 se planificó originalmente lo que hoy se conoce como Variante Chacabuco se disparó un gran debate a nivel comunitario. Por aquel entonces estaban quienes manifestaban su alarma, ya que consideraban que el alejamiento de la ruta de nuestro ejido urbano iba a traer consecuencias económicas funestas y dejaría aislada a la ciudad. También estaban quienes tenían una posición contraria y planteaban que el cambio de trazado traería consigo nuevas oportunidades.

En la actualidad esa polémica no se da, ni se escuchan voces discordantes con la obra. Lo que tampoco sucede es que a nivel de la clase política en general se esté analizando cómo impactará la Variante en la vida ciudadana. Uno de quienes sí lo está haciendo es el secretario de la Producción del Municipio, Julián Ramundo, para quien el hecho de que avancen las obras de la autopista y que Chacabuco tenga bajo su jurisdicción un tramo de lo que será la exruta 7 representa 'una oportunidad que se puede aprovechar de una manera muy importante'. 

'Nos va a traer nuevos emprendimientos'

'Como primera reflexión, creo que la autovía es un ordenador que nos va a traer nuevos emprendimientos, como ya está pasando', dijo Ramundo, y puso como ejemplo algunas radicaciones empresarias que se están dando, como la llegada de la firma de agroinsumos Eduardo Beraza SA, que funcionará en un predio situado frente a la Variante, y el semillero brasileño Biotrigo, que dos semanas atrás comenzó las obras civiles en el predio que tendrá en cercanías de la curva de El Sol.

Para el secretario de la Producción, en ese sector 'entre rutas' que se va a extender desde la curva de Coliqueo hasta la continuidad del acceso Hipólito Yrigoyen quedará 'un territorio' en el que debería promoverse la radicación de emprendimientos productivos.

'Es un cordón que tendría que ser aprovechado bien para que sea el vínculo comercial e industrial de Chacabuco con el país y el mundo', expresó.

Continuando con la idea, el funcionario consideró que el sector norte del tramo que dejará de ser la ruta 7 debería quedar reservado para el 'desarrollo urbanístico' de la ciudad, que ya se está dando.

'La ciudad ya está creciendo para ese lado, hasta Cucha Cucha y más allá', afirmó Ramundo, que también consideró que Chacabuco 'se debe una discusión' en torno a cómo aprovechar 'el turismo receptivo'. En su opinión, alrededor de ese tramo de ruta deberían generarse propuestas en ese sentido.

Un 'cordón productivo' y otro de desarrollo urbano y turístico

'Ese extremo de la ciudad, que es el que está más cerca de Buenos Aires y todo el AMBA, debería ser el que reciba al turismo de descanso o el turismo deportivo, teniendo en cuenta que en esa zona está el Golf Club Chacabuco', dijo el secretario, e insistió en esa división que podría hacerse en cuanto a la zonificación, dejando un 'cordón productivo', más cercano a los puertos de la zona de Rosario, y otro tramo en el que se priorice el desarrollo urbano y los servicios para el turismo.

Ramundo consideró que, paralelo a esto, deberá prestarse atención y asistencia a los sectores que se verán afectados por el cambio de trazado, entre los que mencionó especialmente a las dos estaciones de servicio que hay en el tramo que quedará en desuso, así como algunos emprendimientos gastronómicos.

'Esos establecimientos seguramente se verán perjudicados por la baja que habrá en el tránsito, pero las demás empresas que hay instaladas en ese tramo, que en su mayoría son agroindustriales o de servicios, van a verse beneficiadas, sobre todo en materia logística, teniendo en cuenta que este sector de la ruta va a quedar como una avenida de circunvalación de Chacabuco. A mi modo de ver, a esos emprendimientos el menor tránsito no los va a afectar económicamente, porque en los tiempos que corren la comercialización no depende tanto del lugar en el que está ubicada una empresa', explicó.