Los chicos a la escuela, o les quitarán planes sociales

  • Martes, 09 de Agosto de 2022 | Provinciales

El gobierno porteño le quitará los planes sociales a los padres que no envíen a sus hijos a la escuela. Para ello, modificaron la definición de alumno regular: a partir de ahora los chicos deberán asistir al menos al 85 por ciento de las clases de cada bimestre para no perder la constancia.

La medida ya entró en vigencia a partir de agosto para los niveles inicial, primario y secundario e impactará en el programa social Ciudadanía Porteña que perciben las familias para 23.600 chicos. Como contraprestación, el plan exige que los padres aseguren la escolaridad de los hijos. Ahora, si pierden la constancia de alumno regular, ya sea por estar debajo del 85 por ciento del presentismo por bimestre o por haber faltado 25 veces de forma injustificada a lo largo del año, perderán también el ingreso.

Ciudadanía Porteña entrega 5.000 pesos por chico o 7.000 en caso de tratarse de un hogar indigente. En promedio, según las cifras oficiales, cada hogar recibe 15.700 pesos. En un trabajo conjunto entre el Ministerio de Educación y el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat habrá una revisión de presentismo por bimestre con la idea de certificar la escolaridad. Con más de 85 por ciento de faltas, perderán el componente que le corresponde por chico. En caso de sostenerse la irregularidad por seis meses, perderán el monto total.

'No alcanza con que las escuelas estén abiertas, los chicos tienen que asistir a clases. En base a un seguimiento permanente que hacemos de los estudiantes, detectamos que un tercio faltaba más de cinco días al mes. Por eso, redefinimos los criterios de regularidad y establecimos que a los padres que reciban asistencia social y no manden los chicos a las escuela, le vamos a suspender el subsidio. Esto no es para excluir ni para castigar, se trata de establecer reglas claras para que los chicos y sus familias se comprometan con la asistencia a clases', señaló Felipe Miguel, jefe de gabinete porteño.

El gobierno porteño modificó la definición de alumno regular: a partir de ahora los chicos deberán asistir al menos al 85 por ciento de las clases de cada bimestre para no perder la constancia.

La medida surgió debido a las altas tasas de ausentismo que encontraron en las escuelas. Con el nuevo sistema de gestión, detectaron que en los jardines y primarias públicas el 30 por ciento de los alumnos faltó al menos una vez por semana en el primer cuatrimestre. Más aún, el 16 por ciento se ausentó siete días o más por mes.

Antes de la pandemia, la Anses exigía a los padres el certificado de alumno regular como contrapartida. Con el cierre de escuelas dejó de exigir el trámite y todavía, pese a la presencialidad plena, no volvió a pedirlo.