Los organismos de DDHH conmemoraron el 24 de marzo, pero sólo la izquierda marchó

  • Jueves, 25 de Marzo de 2021 | País

Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Hijos y otros organismos de Derechos Humanos ya habían anticipado que, por segundo año consecutivo, no realizarían la tradicional marcha a Plaza de Mayo debido a la continuidad de la pandemia de coronavirus.

En el marco del Mes de la Memoria, ese grupo de organismos cercanos al oficialismo lanzó una iniciativa denominada Plantemos Memoria, que convocó a la sociedad a plantar 30.000 árboles en homenaje a los detenidos desaparecidos por la última dictadura.

"En tiempos de incendios, deforestación y cambio climático, te invitamos a plantar vida como un acto de memoria y futuro. 30.000 árboles y plantas en memoria de los 30.000 compañerxs detenidxs desaparecidxs" (sic), fue la consigna de la campaña difundida en redes sociales. 

Para darle mayor visibilidad al evento, la titular de Abuelas, Estela de Carlotto, había grabado un video convocando a la ciudadanía a participar.

Por su parte, el Frente de Izquierda Unidad, integrado por el PTS, el Partido Obrero, el MST e Izquierda Socialista se plegaron a la marcha del Encuentro Memoria Verdad y Justicia, que se realizó desde las 15.00 desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo.

"Estamos marchando con decenas de organizaciones contra la impunidad de ayer, de los 30.000 compañeros desaparecidos por los que seguimos pidiendo justicia, y contra la impunidad de hoy, por el hambre y el ajuste de hoy y por el fuera Berni (en referencia al ministro de Seguridad bonaerense)", sostuvo desde la movilización el referente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni.

Allí, los integrantes de las organizaciones participantes, críticas del Gobierno, exhibieron carteles con reclamos como "Cárcel común para los genocidas", "Apertura de todos los archivos 1974-1983" y por la aparición de Jorge Julio López.

Dirigentes de este sector se diferenciaron de la decisión de las agrupaciones cercanas al oficialismo de no marchar debido a la pandemia, y así lo hizo saber la referente del PTS, Myriam Bregman.

"No podemos abandonar la calle porque la herencia de la dictadura vive en la impagable deuda externa, en el 50 por ciento de pobres, en la juventud cada vez más precarizada y en el empoderamiento de las fuerzas represivas que durante la pandemia dio por resultado el aumento de casos de gatillo fácil y abuso policial", sostuvo.

El diputado del mismo espacio, Nicolás del Caño, agregó: "Mientras se destina más dinero a llenar las calles de policías y gendarmes con la excusa de la pandemia, los hospitales públicos no dan abasto con las camas ni el personal. Por esas peleas tenemos que salir a las calles, porque no hay vuelta de página cuando persiste la impunidad y la herencia nefasta de la dictadura".

"Vemos que en la Argentina los mismos grupos empresarios que se forjaron al calor de la dictadura genocida siguen manejando los resortes de la economía de nuestro país, junto con los organismos como el FMI que hundieron y siguen hundiendo en la miseria y el atraso a las mayorías populares", finalizó.