Medidas para monotributistas, trabajadores en negro y precios máximos para 2.000 productos

  • Lunes, 23 de Marzo de 2020 | País

Ayer, el presidente Alberto Fernández brindó dos entrevistas en las que evalúo cómo está impactando su decisión de que los argentinos realicen una cuarentena obligatoria para intentar bajar el porcentaje de contagiados que genera el coronavirus. El primer diálogo que tuvo fue con el periodista Gerardo Rozín en Telefé y dijo que 'con el estado de sitio no resolvemos el problema', en referencia a la posibilidad de tomar una nueva medida restrictiva.

Por la tarde habló con Oscar González Oro en Radio Rivadavia, y detalló las medidas. 

A continuación las frases más destacadas de esa entrevista:

'No tenemos suficientes respiradores, pero estamos en condiciones de tenerlos en el próximo mes o mes y medio. Hay tres fábricas en Argentina que los producen. Toda la producción de los próximos dos meses ya las compró el Estado. China nos donó respiradores artificiales. Hay empresarios privados que también están colaborando y se están haciendo cargo de las compras ellos mismos'.

'Vamos a fijar precios máximos de 2.000 productos, de la canasta básica, para que no se abusen de la gente. Estamos en una situación límite y no puede pasar que eso siga ocurriendo'.

'Sabemos que hay un sector de la sociedad que está muy intranquilo porque tienen bajos recursos, algunos están fuera del sistema de cuidado estatal. Hay gente que trabaja en negro, hace changas y no tienn ningún registro con el Estado. Elaboramos un plan, que se va a conocer el lunes, para que los monotributistas de las más bajas categorías y toda esta gente que no está registrada, pero necesita auxilio, tenga el auxilio del Estado. Y lo va a tener'.

'Los jubilados, los que reciben la Asignación Universal por Hijo y los que reciben planes sociales, van a tener un auxilio suplementario del Estado'.

'Esta semana estamos organizando con el Ejército la distribución de comida en los barrios más carenciados del país. Los hombres y las mujeres de las Fuerzas Armadas tienen logística y experiencia para dar. Conocen de que se trata atender a un enfermo y socorrer al otro'.

'El escenario para llegar al estado de sitio sería que los argentinos no entiendan lo que hay que hacer. Necesitamos es que la gente se quede en su casa y se cuide. ¿A quién mandaría a detener? A posibles enfermos. Algunos piensan que con el estado de sitio se resuelve el problema y no es así, no lo resolvemos'.

'Lo que tiene que saber la gente es que hay un presidente que está harto de los vivos y de los tontos. De los vivos que se abusan de la gente, y de los tontos que son displicentes y no se dan cuenta de que ponen en riesgo su vida y la de los otros. Voy a ser inflexible con los vivos y los tontos. Tengo las herramientas legales para hacerlo'.

'Esta situación no la arregla el estado de sitio, la arregla la conciencia social. No hace falta el estado de sitio, hace falta que se den cuenta de que no vamos a ser tolerantes'.

'Sacamos el decreto para que empiece la hora cero del viernes, porque si lo hacíamos un día después, como habíamos pensado en el principio, muchos argentinos que iban a agarrar el auto se iban a ir a pasar la cuarentena a otro lado'.

'Esto es una enfermedad que nos llega a nosotros por los privilegiados que pudieron viajar a Europa. Ellos fueron las primeras víctimas'.

'Después de la pandemia va a haber otro mundo. Un mundo que revise las lógicas financieras con las que se ha movido hasta ahora y que va a revisar el rol del Estado'.

'Lo importante es aprender del dolor que todo esto nos causa. Tenemos que volver a reflexionar sobre lo efímero de todo. Por ahí el virus nos ayuda a entender que en las cuestiones centrales los argentinos tenemos que estar unidos. Capaz que esto nos enseñam yY ojalá terminemos con la perversa grieta y con las diferencias que nos han postergado durante décadas. Sería algo positivo que nos oidría dejar toda esta experiencia ingrata'.

'Antes de la pandemia le había dicho al FMI que no estaba en condiciones de pagar, si no era a costa de postergar a los argentinos. Ahora tengo mil razones más para decir lo mismo. Tenemos que levantar el país, garantizar el trabajo y hacer un esfuerzo mayúsculo para volver a poner en marcha la economía'.

'Vamos a darle una respuesta a los taxistas, los pintores, los cuentapropistas, los plomeros. Todos van a tener respuestas del apoyo que el Estado les va a dar en los próximos meses, mientras esta crisis dure'.