Milani aseguró que no secuestró, torturó ni mató a nadie

  • Sabado, 18 de Mayo de 2019 | País

Así lo expresó en una extensa declaración durante la segunda audiencia del juicio oral y público que se sustancia en La Rioja por hechos sucedidos cuando él se desempeñaba como subteniente del Batallón de Ingenieros de Construcción 141 de esa provincia, y por los que también están imputadas otras doce personas. 

En su exposición, que realizó sin esposas y con uniforme militar con sus insignias, el detenido exjefe del Ejército dijo: "Si yo no le hubiera dicho que sí a Cristina (Fernández), no estaría sentado acá", al reiterar que hubo "un oportunismo político" para acusarlo de delitos de lesa humanidad

Si bien "nadie puede negar que un general o que los jefes de áreas sabían lo que estaba pasando", en relación al ejercicio del terrorismo de Estado, "el personal subalterno", él incluido, "no estaba al tanto". 

Además, recordó que "no hay ningún subjefe del ejército de La Rioja procesado o detenido por esto".Milani describió como "imposibles" las circunstancias en las que, según la acusación, él estuvo supuestamente involucrado en el secuestro y las torturas que sufrieran tanto el ya fallecido Pedro Olivera como su hijo Ramón, denunciante en esta causa y testigo en este juicio. 

Tras negar su participación en esos hechos y asegurar no haber conocido "nunca" a los Olivera, Milani afirmó tener "un profundo respeto por todas las víctimas del gobierno militar" y expresó "toda" su "solidaridad a la familia Olivera". 

Entre otras descripciones y preguntas que planteó en su exposición, Milani señaló que "nunca" en sus "45 años de servicio" vio a "un oficial de servicio -la función que cumplía en el momento de los hechos investigados- salir de una unidad para cometer una actitud demencial como un abandono de servicio, que estaba penado con la destitución, para ir a detener a una persona que no conocía".

"Nunca en mi vida torturé, secuestré, ni maté", aseguró el militar.

Además, dijo que si bien "nadie puede negar que un general o que los jefes de áreas sabían lo que estaba pasando", en relación al ejercicio del terrorismo de Estado, "el personal subalterno", él incluido, "no estaba al tanto". 

"Nosotros también éramos víctimas"

"Nosotros éramos tan víctimas como era Olivera. Nosotros estábamos adentro del cuartel haciendo funcionar al cuartel. El resto   lo manejó un grupo de personas determinado, empezando por los jefes, los oficiales de mayor confianza y jerarquía, y el área de inteligencia"

En este punto, afirmó que, aunque "puede ser que en alguna guarnición militar algún jefe pudo haber hecho intervenir a subtenientes", en el caso del batallón en el que él se desempeñaba "eso no pasó". 

De hecho, entre otros de los elementos que utilizó para negar las acusaciones en su contra en este juicio, el exjefe del Ejército aseguró no haber sabido en ese entonces -ni él ni otros de sus compañeros- la existencia de un centro clandestino de detención en el Instituto de Rehabilitación Social (IRS), donde estuvieron en cautiverio y fueron torturados los Olivera.

Por otro lado, en distintos tramos de su exposición, Milani insistió con que recién se enteró de los hechos que se le imputaban en 2013, remarcó las limitaciones para encontrar pruebas de su inocencia "luego de 40 años", y enumeró supuestas contradicciones e inconsistencias en los testimonios incriminatorios de los Olivera a lo largo de los años. 

"Puedo entender que se hayan equivocado, pero lo que no puedo entender es cuando hay oportunismo político o manipulación. Acá estuvo la producción de un canal de televisión que en su momento ese programa era un programa no sólo opositor sino de propaganda política contra el gobierno anterior, apenas dos semanas después que yo asumiera al frente del Ejército", señaló Milani al sugerir intencionalidad política en las acusaciones en su contra.